Detenido en Vizcaya por acuchillar a su madre, natural de Guijo de Granadilla, y matar al novio de ésta

Las víctimas iban a viajar, como en los últimos cuatro veranos, hasta el bungalow que la mujer tiene en su Cáceres natal

A. DE LAS HERAS

Salvador Cordero, 'Salva', de 51 años, sacó a pasear al perro la noche del jueves. «Nos vamos para abajo», le comentó a un vecino de la localidad vizcaína de Galdakao. Junto con su compañera sentimental, Bego, diez años mayor que él, iban a viajar, como en los últimos cuatro veranos, hasta el bungalow que la mujer tiene en su Cáceres natal, en el pueblo de Guijo de Granadilla. Esas fueron sus últimas horas con vida.

     Sobre las cuatro de la madrugada, la mujer llamó al 112 para pedir una ambulancia urgente: su hijo les había acuchillado a ella y a su pareja y se estaban desangrando. También explicó que el presunto autor de los hechos se había marchado de la vivienda. Cuando llegó al lugar la primera patrulla de la Ertzaintza, encontró a la mujer con una herida en una pierna, por lo que le practicaron un torniquete. Su compañero yacía en el sofá, con varias cuchilladas en el pecho y el abdomen. Los agentes no le encontraban el pulso. Los sanitarios que llegaron poco después al lugar confirmaron que el hombre había fallecido y trasladaron a la mujer hasta el hospital de Galdakao, donde fue sometida a una intervención quirúrgica para salvarle la vida. La paciente se encuentra estable, según fuentes sanitarias.

     El presunto homicida, M.G., de 33 años, regresó al domicilio familiar cuando ya estaban allí los policías. Su madre le había señalado como la persona que les había agredido, por lo que fue detenido. Cuando los ertzainas le preguntaron si era consciente de lo que había hecho, contestó que no.

Al constatar los agentes que el presunto agresor era el hijo de la mujer herida, se procedió a su detención en el lugar de los hechos. El arrestado ha sido trasladado después a dependencias policiales con el fin de realizar los pertinentes trámites antes de ser puesto a disposición judicial. La investigación sigue abierta para aclarar la circunstancias del delito.

Otros años, la pareja se había llevado de vacaciones al agresor, pero, según los vecinos, esta vez la madre tenía previsto dejarle en Galdakao por su comportamiento. El joven había sido incapacitado judicialmente en 2008 y su tutora legal era su progenitora. Al parecer, habría estado ingresado en un centro psiquiátrico.