Se inicia el segundo expediente para declarar BIC el Puente del Cardenal

El Puente del Cardenal, perteneciente a las localidades de Jaraicejo y Torrecillas de la Tiesa . :: hoy/
El Puente del Cardenal, perteneciente a las localidades de Jaraicejo y Torrecillas de la Tiesa . :: hoy

El primero, de 1991, no culminó con la declaración de Bien de Interés Cultural por algunas deficiencias en la memoria técnica

HOY

En febrero de 1991, la Consejería de Educación y Cultura acordó incoar expediente de declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento a favor del puente sobre el río Almonte, en la localidad de Jaraicejo. Dicha Resolución se publicó en el DOE n.º 23, de 26 de marzo de 1991 y en el BOE n.º 146, de 19 de junio de 1991. El bien quedó inscrito de manera provisional en el Registro de Bienes de Interés Cultural. Se abrió un periodo de información pública por Orden 12 de marzo de 1993. Ese e expediente no tuvo continuidad, no habiendo culminado con la declaración de Bien de Interés Cultural. El Diario Oficial de Extremadura publicó ayer la Resolución de la consejera de Cultura, Leire Iglesias, de 3 de octubre de 2018, dejando sin efecto este expediente a incoando uno nuevo.

La resolución de incoación que se plantea ahora, 27 años después, publicada ayer en el DOE, se ajusta de forma más adecuada tanto a la denominación histórica como a la localización del bien. Con el fin de efectuar tal declaración como Bien de Interés Cultural del Puente del Cardenal, perteneciente a las localidades de Jaraicejo y Torrecillas de la Tiesa, se ha procedido a elaborar una memoria técnica nueva por los servicios técnicos de la Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural, con fecha 24 de enero de 2018, adaptada ya a las determinaciones legales.

Antiguo camino real

Sobre el puente objeto de protección patrimonial transcurría el antiguo camino real que comunicaba Madrid y Toledo con Extremadura y Portugal, a través de Trujillo. El puente original lo promovió el obispo de Plasencia, también cardenal de Sant'Angelo y señor de la villa, don Juan de Carvajal, siendo su constructor en 1440 el cantero y maestro mayor del obispado de Plasencia, Pedro González.

El puente, cuyo origen puede ser romano, fue reparado por orden de los Reyes Católicos en 1493, ampliándose el mismo entre 1634 y 1639 por el maestro Lucas González de la Gándara.

Elementos muy destacables en el puente son la inusual rampa central, y el templete y las dos hornacinas que se sitúan sobre el mismo. La obra es muy destacable tanto por su historia como por sus valores estéticos.

Además del entorno citado, inmediato al bien protegido, se ha considerado oportuno incluir igualmente con categoría de entorno la chimenea de ladrillo situada en una industria lanera próxima. El motivo es destacar una de las funciones (industria de la lana) vinculada a la trashumancia del ganado por el puente objeto de protección y al río Almonte.