Cuatro años de emprendimiento en el iNovo de Trujillo

Jornada en la Plaza Mayor con promotores del centro/
Jornada en la Plaza Mayor con promotores del centro

Casi 30 personas de la comarca, con una idea innovadora, han estado 'alojadas' en este centro y unas 240 han recibido algún tipo de asesoramiento empresarial

JAVIER SÁNCHEZ TRUJILLLO.

Tras unas obras que comenzaron a finales de 2012 y que se alargaron en el tiempo, en 2014 por fin se puso en marcha. «Fue un salto al vacío», dijo el alcalde, Alberto Casero, en el acto de inauguración del nuevo servicio, que da vida al antiguo silo. Fue un 29 de julio. Tras cuatro años de funcionamiento, parece que está consolidado y con perspectiva de crecimiento. Se trata del Centro de Emprendimiento e Innovación Rural (CEIR) iNovo, fruto del convenio entre el Ayuntamiento y la Diputación Provincial de Cáceres.

Gracias a esta prestación, personas emprendedoras y empresarias con ideas innovadoras han contado con espacio físico para instalarse, así como con la formación y el asesoramiento técnico para hacer realidad sus proyectos, según explica la técnica de Desarrollo Local del centro, Caterina Miguel. «La innovación no es únicamente para aquellas grandes empresas con departamentos de I+D+i, cualquier persona emprendedora puede generar nuevas ideas observando el mercado e identificando oportunidades de negocio innovadores», señala.

Con esa filosofía, por este centro, bien en su zona de coworking bien en los despachos, bien en ambos, han pasado casi una treintena de promotores. Muchos de ellos han sido o son jóvenes, con una gran formación o con una amplia experiencia en un sector y con proyectos punteros, no solo en el ámbito regional, sino también nacional. Prueba de ello es que han ganado premios convocados por diversas instituciones. No han faltado personas de mediana edad, también con iniciativas llamativas. Esas propuestas han estado basadas en la arquitectura, aeronauta, medicina, impresión 3D, limpieza, alimentación saludable e, incluso, diseño de joyas y turismo sostenible, entre otros muchos. Algunos de estos proyectos no serían una realidad, al menos en Trujillo, sino hubiese existido el iNovo.

El programa formativo de la Escuela de Organización Industrial ha ayudado a la evolución del centro iNovo

El director del centro, Gorka Iturbe, reconoce que, en estos cuatros años, no se ha dejado de crecer. Tanto las plazas de la zona de coworking, como los cinco despachos están casi ocupados. Por ello, reconoce que se necesita ampliar las dependencias.

'Inquilinos' del iNovo reunidos hace ya un tiempo
'Inquilinos' del iNovo reunidos hace ya un tiempo

Iturbe también señala que se ha conseguido que no solo lleguen personas de Trujillo, sino de otras poblaciones de la comarca. En este sentido, opina que el programa formativo 'Espacio Coworking', puesto en marcha en el iNovo por la Escuela de Organización Industrial (EOI) gracias a un convenio con el Ayuntamiento, ha atraído a numerosos emprendedores. Para el primer edil trujillano, la firma de este acuerdo y la realización de las cuatro ediciones de esta iniciativa han sido clave para la evolución del centro.

240 personas

Además de 'alojar' a esos empresarios, a través de la técnica de Desarrollo Local, se han atendido a unas 240 personas durante este tiempo. De ese total, a más del 90 por ciento se les ha realizado algún trámite empresarial. En lo que va de año, ya han sido 45, añade Miguel.

Esta labor también se ha completado con la realización de acciones formativas concretas para cubrir las necesidades de los promotores. Asimismo, se ha intentado fomentar la cultura emprendedora recibiendo a estudiantes de centros educativos o visitándolos en diferentes localidades. No han faltado, además, jornadas de puertas abiertas. Una de ellas fue llamativa, ya que los proyectos del iNovo se trasladaron a la plaza Mayor, bajo el 'paraguas' de una estructura desplegable.

Con estas y otras muchas iniciativas, Iturbe pone de manifiesto el gran ambiente que hay en el centro, creando sinergias entre los emprendedores. Prueba de esa buena relación es que entre esos 'inquilinos' se ha ideado una especie de 'crowfunding'. El director explica que la pretensión es que, cuando llegue un nuevo promotor, se le pueda dar un empujón económico si lo necesita, una vez que presente su proyecto de empresa y las necesidades económicas.

Ahora, una de las asignaturas pendientes es dar a conocer los proyectos fuera del iNovo para que los empresarios de la ciudad tomen conciencia de lo que se está haciendo. En esa línea, se está trabajando con la asociación de empresarios de Trujillo. Además, se pretende hacer dos jornadas de puertas abiertas y tres sesiones de master-class con promotores de de éxito, gracias a la financiación de la Diputación de Cáceres.

Con la labor desarrollada, el alcalde trujillano considera que el iNovo es uno de los puntos de referencia de la política económica del Ayuntamiento. Sostiene que esta apuesta por el emprendimiento se ha ido consolidando con más personal. «Es un proyecto ambicioso que se verán más claramente sus resultados a medio o largo plazo», apunta.

El futuro de este centro pasa por su ampliación, con el edificio que está al lado. Casero confirma que esas obras se podrán financiar a través del proyecto de la Diputación de Cáceres 'Red de Municipios Sostenibles'. Se beneficiarán 21 poblaciones de la provincia, entre ellas, Trujillo. Forma parte de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi). La idea es la construcción de nuevos despachos, así como una sala multiusos.

Más

 

Fotos

Vídeos