La Coordinadora de Comités de Empresa de Centrales Nucleares apoya la movilización en Almaraz

La Coordinadora de Comités de Empresa de Centrales Nucleares apoya la movilización en Almaraz

Los representantes sindicales no descartan la realización de paros durante los periodos de recarga

Miguel Ángel Marcos
MIGUEL ÁNGEL MARCOS

La Coordinadora Estatal de Comités de Empresa de Centrales Nucleares (CECECN), tiene la convicción de que la energía nuclear es «imprescindible» para lograr una transición energética justa, y así lo dice en un comunicado.

Lo primero que hace es mostrar su «total y enérgico rechazo», por «incoherente e inconsistente», al Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 aprobado por el Gobierno el pasado día 22 y remitido a Bruselas, en el cual se establece una «drástica reducción» de la energía nuclear, hasta llegar a su total desaparición en el año 2035.

«Dentro del problema global del cambio climático, y ante la ruta de descarbonización marcada por la Unión Europea con los compromisos adquiridos en la cumbre del clima de París y tras los informes publicados por expertos nacionales e internacionales en los que se establece que estas instalaciones son imprescindibles para lograr el objetivo de eliminación del carbono en el año 2050, no entendemos como se puede prescindir de una energía competitiva y libre de emisiones», aseguran.

De ahí que los representantes sindicales consideren que la energía nuclear debe permanecer en el mix de generación «durante todo el proceso de transición energética mientras sea segura la explotación de las distintas plantas desde un punto de vista técnico, según lo establecido por el Consejo de Seguridad Nuclear».

Al menos diez años más

Por todo ello exigen a las empresas propietarias y a las administraciones que «realicen los trámites y pongan los medios» para la prolongación de los permisos de explotación de Almaraz y Vandellós II, «así como de las demás plantas nucleares cuando vayan finalizando los mismos, por al menos 10 años más».

Para terminar, anuncian que apoyan las movilizaciones o medidas que se acuerden en cualquiera de las centrales «en defensa de todos los puestos de trabajo y de las comarcas donde están ubicadas», no descartando, incluso, la realización de paros durante los periodos de recarga.