El ciclismo trujillano mantiene dos campeonatos de Extremadura

Corredor y público en la contrarreloj en la cuesta de San Andrés. ::/
Corredor y público en la contrarreloj en la cuesta de San Andrés. ::

La ciudad acogerá el regional contrarreloj individual y la Subida al Castillo será el de fondo en carretera desde júnior hasta máster 60

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La ciudad trujillana va a mantener dos campeonatos de Extremadura de ciclismo, tanto en la modalidad de contrarreloj individual, como de fondo en carretera en las categorías júnior, máster 40, 50 y 60. Estas pruebas, muy asentadas en la ciudad, estarán organizadas un año más por la Asociación Ciclista Francisco Pizarro, junto con la Hermandad Cristo del Perdón, con el apoyo del Ayuntamiento. Así han informado fuentes de la organización, tras la presentación hace unos días de la 'Vuelta Challenger 2019'.

Las dos pruebas se celebrarán en el primer fin de semana de julio. El 6 será la contrarreloj, que se ha convertido en un referente. Estará dirigido para las categorías desde júnior hasta máster 60, además de para ciclismo adaptado, tanto masculino como femenino. La prueba será de 11 kilómetros e irá desde La Cumbre hasta Trujillo para terminar en los aledaños del castillo. Uno de los principales atractivos seguirá siendo la cuesta de San Andrés, con una pendiente superior al 14%, señalan las mismas fuentes. «Puede ser una de las zonas de mayor afluencia de público de todas las pruebas disputadas en nuestra comunidad», añaden.

El año pasado fue su segunda edición y contó con 110 corredores llegados de distintas partes de Extremadura, así como de provincias limítrofes. La idea para este año es que, al menos, participen unos 150 ciclistas, señalan.

Al día siguiente, se celebrará un clásico en la ciudad. Se trata de XXIV Subida al Castillo, memorial Luis y David. Esta carrera estará formada por 104 kilómetros. «Volvemos al trazado empleado en las primeras ediciones con un perfil que presenta mayor dureza que en ediciones anteriores», según los responsables. Irá por Torrecillas de la Tiesa, Aldeacentenera, Garciáz, Conquista de la Sierra y Herguijuela. Los corredores llegarán a meta tras superar las duras rampas empedradas de la subida al castillo.

Las entidades responsables tienen claro que, más allá del deporte, este tipo de pruebas fomenta la promoción turística y ayudan a dinamizar las poblaciones en zonas rurales. Prueba de ello es que corredores y acompañantes pasarán ese fin de semana en la ciudad para disputar las dos carreras. También se pretende fomentar este deporte, así como sus valores.