Carrozas y comparsas toman las calles de Navalmoral de la Mata

La reina infantil, Carla Fraile, abrió el desfile. :: MAM/
La reina infantil, Carla Fraile, abrió el desfile. :: MAM

La reivindicación del tren digno se sumó al ritmo, el colorido y la animación habituales en los desfiles del Carnaval moralo, en una tarde primaveral

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Navalmoral de la Mata

Al ritmo, el colorido y la imaginación habituales en el desfile de carrozas y comparsas del Carnaval de Navalmoral de la Mata, el Carnavalmoral, se ha unido este año, desde distintos puntos de vista, la reivindicación del tren digno, dentro y fuera del recorrido.

Fuera, entre el público, decenas de vecinos y visitantes de todas edades transformados en jefes y jefas de estación por iniciativa de Agustín Carreño, concejal del Grupo Independiente, pero que en este caso insiste ha actuado a título particular, queriendo unir la crítica y la fiesta propias del Carnaval. De ahí la elaboración de cientos de lotes de jefes, compuestos por gorra, silbatos y banderín rojo.

El desfile se prolongó durante cerca de tres horas, con diez comparsas y cinco carrozas a concursoLos premios de carrozas y comparsas se entregarán en la noche del martes en la caseta municipal

Dentro, abriendo la comitiva, los representantes locales de Milana Bonita, los 'milanos moralos', con su peculiar puesta en escena para quejarse de unos trenes 'tercermundistas, obsoletos, sobrantes y contaminantes' y pedir «más traviesas y menos promesas».

También lo hicieron, al final, los Pequeños Aficionados trayendo un mecánico desde Tetuán para arreglar los trenes.

El desfile propiamente dicho arrancó, como cada año, con protagonismo infantil, entre la reina y las damas de la categoría, la carroza del centro municipal de ocio Diversia fuera de concurso y las peñas más jóvenes. La primera la reina infantil, Carla Fraile, secundada por Aitana Sánchez y Marina Nogales como dama. Tras ellas desfilaron los componentes de Sierra de Gredos con 'Sueños de palacio', El Pozón con 'Steampunk', los piratas de Diversia y el 'Himalayán' del Campo Arañuelo.

Los más pequeños dieron paso a las damas juveniles, Indira Cortés y Lucía Bravo, y a la reina, Sheila Mirasierra, que precedían a la primera comparsa adulta 'Paititi, la leyenda del Dorado', de Los Santeros, y a la primera carroza a concurso, 'Guerra de hielo', de la peña Tan Agustito.

La contraposición a esa guerra la ponían los coloristas payasos de Los Mesegueros, 'Tu sonrisa es nuestra sonrisa', y la versión de 'El mágico mundo de Oz' de la carroza de los Torremocha, en el que una comitiva que encarnaba los diferentes personajes del largometraje musical, seguidos de una carroza en la que recreaban diferentes pasajes de la misma. Tras ella la peña Nos Apetece con la comparsa 'Rindeculto al Dios Quetzalcóatl', bailando en honor a esta deidad de la cultura maya también conocida como serpiente emplumada.

Temática de piratas fue la alegoría elegida para la siguiente carroza, 'El moralo herrante', de la peña El Enigma de la Máscara. Corsarios mitad vivos y mitad muertos acompañaban a un barco pirata de grandes dimensiones capitaneado por un ser mitológico.

La peña El Grito protagonizó la siguiente comparsa, 'Skyrim', formada por entes alados, y tras ellos la carroza 'El embrujo de la luna', de La Vida es un Carnaval, rindiendo homenaje a este satélite de la tierra, de la que colgaba un barco de metal, además de una gran calavera azul. Una nueva comparsa, 'Maywa', de la peña Vértigo, llenó la calle de ritmo. Sus integrantes femeninas montaban sus trajes al son de la música, mientras que los masculinos portaban sendas estructuras con diferentes deidades.

La última carroza a concurso en pasar fue 'Ganesh', de Semos Diferentes, alegoría que hacía referencia a uno de los dioses más conocidos y adorados del panteón hinduista. Eso hacía la comitiva, adorar a este Dios con sus danzas, que marchaba tras ellos, con una gigantesca cabeza de elefante en la plataforma. Las dos últimas comparsas corrieron a cargo de las peñas Tornado, con 'Tribal warriors', y Pequeños Aficionados, con 'La danza de la cobra'.

Los primeros hicieron hincapié en la coreografía, con guerreros tribales que vestían trajes multicolor de plumas y lentejuelas, mientras que los segundos pusieron una de las notas reivindicativas, pidiendo mejoras para el tren de Navalmoral. «La danza de la cobra hace funcionar el tren en Navalmoral, desde Tetuán le venimos a arreglar», podía leerse en la pancarta con la que arrancaba la formación, donde no faltó un tren que parecía sacado del pasado siglo.

Por último, cerrando el desfile, las carrozas de las damas y la reina senior, completando un desfile que se prolongó durante cerca de tres horas, con sol y una temperatura agradable que propició que la gente se echara a la calle.

La programación de hoy, lunes de Carnaval, se abrirá a las doce con nuevos recorridos del tren turístico infantil, que parten desde la Cruz de los Caídos.

A pocos metros, en la plaza de La Chimenea, tendrá lugar desde la una del mediodía un espectáculo de animación, Danza Bollywood. Media hora después la actividad se trasladará a la plaza Vieja, donde se servirá una comida popular para vecinos y visitantes.

A primera hora de la tarde el protagonismo será para la música y el baile. Para los más pequeños en la caseta municipal con el grupo Jugar y Cantar y para los mayores en el hogar con Susi y Luis.

Pasacalles carnavalero

Aunque la cita más esperada del día es, sin duda, el pasacalles carnavalero, que reunirá a más de 30 peñas y grupos locales y de otras poblaciones de la zona de una manera mucho más desenfadada que en el desfile de carrozas y comparsas. Comenzará a las siete en la Cruz del Rollo y recorrerá las calles Antonio Concha y Urbano González Serrano hasta la Cruz de los Caídos.

La jornada terminará con una nueva verbena, en esta ocasión amenizada por la orquesta Spacio. En el transcurso de la misma se entregarán los premios del pasacalles a las peñas que más hayan animado, además del especial El Puntazo.