Berrocalejo y Peraleda llevarán a Cáceres su protesta por la falta de agua

El alcalde y primer teniente de alcalde de Berrocalejo intentan bajar la cota de captación. :: /A. P. M.
El alcalde y primer teniente de alcalde de Berrocalejo intentan bajar la cota de captación. :: / A. P. M.

Regantes y autoridades mostrarán su malestar con la situación del embalse de Valdecañas el lunes en la sede de Iberdrola en la ciudad

ELOY GARCÍA

Los afectados por la sequía del pantano de Valdecañas se manifestarán el lunes ante la sede de la compañía Iberdrola en Cáceres para pedir que deje de desembalsar agua y de este modo facilite que suba la cota de agua embalsada para poder volver a regar.

La iniciativa parte de la Comunidad de Regantes de Peraleda, que en la noche del jueves celebró una asamblea de urgencia en la que reunieron a más de 200 personas para estudiar acciones a llevar a cabo, toda vez que ya son ocho los días que llevan sin agua para riego, mientras la cota de agua sigue descendiendo, cada vez más lejos de la captación de estos regadíos. «Además de los cultivos que se están perdiendo, a un ganadero local se le están muriendo los animales, pues no tiene agua para dar de beber al ganado», denuncia el presidente de la comunidad, Roberto Burgos.

De ahí el llamamiento que hacen a los vecinos en general y regantes en particular para que se sumen a la protesta, para lo que fletarán autobuses desde Peraleda hasta la capital provincial. A la misma asistirán también autoridades de Berrocalejo, municipio que también ha permanecido varios días sin poder bombear agua del pantano, donde tienen la concesión.

No obstante el alcalde, Ángel Pedro Martínez, explicó ayer a HOY que por la mañana fueron capaces de bajar la cota de la captación municipal. «Hemos conseguido meter otros tramos de tubería para llegar al agua. Aunque hemos vuelto a bombear servirá de poco, porque el agua sigue bajando y en breve la captación quedará al descubierto. Los trabajos los hemos hecho entre el primer teniente de alcalde y yo, ya que somos un Ayuntamiento muy humilde», aclara el edil.

Por su parte el alcalde de Peraleda, Julio César Martín, insiste en que se trata de una situación de emergencia y que hay que tratarla como tal. «Estoy en contacto con el presidente de la Junta para buscar una solución lo más rápida posible», afirma.

De igual forma el Grupo Parlamentario Popular «exige» a Fernández Vara a que «actúe para solventar la situación límite» de los regantes, señalando que en dos meses se han drenado 282 hectómetros cúbicos del pantano.

Solución que no llega

Entretanto, técnicos de Tragsa permanecían ayer en la zona de captación de Peraleda estudiando que solución llevar a cabo, decantándose por la instalación de una bomba flotante para llegar al agua a pesar de la baja cota actual. «Esa es la solución que nos dan, pero no sabemos cuando empezarán con las obras ni lo que tardarán, pero seguramente cuando acaben sea demasiado tarde», lamenta Burgos sobre el terreno. De ahí que insista en que la única forma de salvar los cultivos que quedan es que cese el desembalse de agua.

Un desembalse que Iberdrola está obligada a acometer por el Convenio de Albufeira firmado entre España y Portugal en 1998. Ese acuerdo obliga a nuestro país a hacer llegar al punto de control de Cedillo 2.700 hm3 antes del 30 de septiembre de 2019, cuando a fecha de hoy faltan por entregar unos 800. Esa es la razón por la que Iberdrola está desembalsando en Valdecañas pese a que este año el volumen de agua que ha llegado a los pantanos que gestiona es un 22% del que llega en un año hidrológico normal.