Avanza la tramitación del puente que acabará con el embudo de tráfico en el Jerte

El actual puente sobre el Jerte en Cabezuela sólo tiene espacio para un sentido del tráfico y está regulado por semáforos./HOYGráfico
El actual puente sobre el Jerte en Cabezuela sólo tiene espacio para un sentido del tráfico y está regulado por semáforos. / HOY

El nuevo puente tiene una longitud de 68 metros

EFE

El proyecto de construcción de un nuevo puente en la carretera N-110, a su paso por la localidad cacereña de Cabezuela del Valle, continúa su tramitación administrativa.

Así, el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este lunes una resolución de la Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental, por la que se formula informe de impacto ambiental del proyecto.

La resolución establece que no es necesario el sometimiento al procedimiento de evaluación ambiental ordinaria la construcción del nuevo puente, ya que no se prevén efectos adversos significativos sobre el medio ambiente, siempre y cuando se cumplan las medidas y condiciones establecidas en el documento ambiental.

Más información

El objeto del proyecto es resolver los problemas de seguridad viaria para vehículos pesados por el estrecho puente de la N-110 sobre el río Jerte (espacio perteneciente a Red Natura 2000) a su paso por Cabezuela del Valle.

En la actualidad el tráfico en este puente histórico es alternativo en cada sentido regulado por semáforos, uno a cada lado del río.

En este sentido, se va a construir un nuevo puente sobre el río Jerte en Cabezuela del Valle que pueda soportar simultáneamente el tráfico en ambos sentidos de la carretera N-110.

Esta nueva estructura se va a ubicar en conexión directa con la actual travesía de Cabezuela del Valle, en la calle Plasencia.

Es necesario dar continuidad a la carretera N-110 en unos 500 metros de longitud hasta el nuevo puente a construir, por la margen derecha del río.

El proyecto comienza pasado el punto kilométrico 371 de la carretera N-110, discurre de norte a oeste de Cabezuela del Valle y finaliza cruzando el río Jerte por el nuevo puente a diseñar.

El nuevo puente tiene una longitud de 68 metros, según el documento ambiental.

Tratándose de una mejora local, el nuevo tramo de carretera a diseñar debe tener unas características similares a las de la carretera N-110.

También se va a conservar el paseo fluvial y el resto de servicios afectados y se va a ejecutar una glorieta que elimina la curva cerrada que se generaría a la entrada del nuevo puente, que serviría para reducir la velocidad en el acceso a la población.

Por otra parte, la inclusión de la glorieta sugiere convertir el trazado en urbano, de modo que sus características y requisitos pueden resultar mucho más flexibles.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 incluyen una partida de un millón de euros destinado a la licitación de las obras del nuevo puente.