Avanza la obra en Valdecañas pero el riego no podrá llegar a Peraleda hasta el fin de semana

Estado de las obras de emergencia, ayer por la tarde, en el pantano de Valdecañas. /E.G.R.
Estado de las obras de emergencia, ayer por la tarde, en el pantano de Valdecañas. / E.G.R.

La actuación urgente que ejecuta la Junta en el pantano trata de dar una solución provisional al problema que afecta a los regantes

ELOY GARCÍA

Diversos inconvenientes en la ejecución de las obras de emergencia previstas por la Junta de Extremadura retrasarán en al menos dos días la llegada de la ansiada agua del pantano de Valdecañas a los regadíos de Peraleda de la Mata. Así lo anunciaba el presidente de la Comunidad de Regantes de Peraleda, Roberto Burgos, en la reunión que los afectados mantuvieron este miércoles, precisamente la jornada en la que según las previsiones autonómicas ya deberían estar bombeando.

Entretanto, la empresa pública Tragsa continúa trabajando junto a la captación de la Comunidad, a fin de hacer llegar el agua a la misma desde su actual cota, que ahora se sitúa seis metros por debajo. «Lo que están haciendo es recrecer la cántara de captación (especie de piscina de hormigón donde se ubica la captación de los regantes) para que pueda contener el agua que a su vez llegará desde las bombas flotantes que se ubicarán sobre el agua», explica. En previsión de que el nivel siga descendiendo, las tuberías que se instalarán –previsiblemente hoy o mañana– serán flexibles, para así poder desplazarlas junto a las bombas flotantes a medida que baje el nivel».

Regar con menos caudal

La previsión es que este fin de semana recuperen el agua de riego, pero no lo harán al mismo ritmo que en circunstancias normales. «El caudal de agua que llegará a nuestra captación solo nos permitirá funcionar con una de nuestras bombas, por lo que deberemos ampliar los horarios de riego y hacerlo durante 16 horas diarias», explica Luis Miguel Morgado, uno de los afectados presentes en la reunión.

Esta situación también les preocupa, y no es para menos, pues debido a las tarifas de Iberdrola excederse en el uso del horario que en su día seleccionaron para la campaña de riego les supondrá una penalización de más de 4.000 euros diarios. «La compañía Iberdrola se ha comprometido con nosotros a que tendremos un tratamiento especial, así que esperamos que cumplan», afirman esperanzados, insistiendo en que el origen de la problemática que atraviesan está en que la compañía no ha parado de desembalsar agua de Valdecañas.

Además, la ampliación del horario de riego se traducirá en más horas de funcionamiento de la estación de bombeo, por lo que será necesaria la contratación de más personal para cubrir las 16 horas diarias que estará en funcionamiento.

No obstante durante la reunión los afectados reconocían que las lluvias del martes han supuesto un balón de oxígeno para las 1.450 hectáreas afectadas, que «recibían del cielo lo que no llegaba desde la tierra».