Los astados de San Martín y Valiente protagonizan un encierro de más de ocho minutos

J. R. N. G.

El primer toro del aguardiente de las fiestas de San Buenaventura de Moraleja finalizó en la madrugada de ayer sin ninguna persona herida en el transcurso de la lidia.

El encierro dio comienzo a las 5.00 horas con un astado de la ganadería de Casa Avo y se prolongó hasta pasadas las 6.00 horas, cuando se dio muerte al animal en las inmediaciones de la plaza de los toros.

En la tarde del jueves también se celebró la lidia de dos vacas tras la celebración del pregón. En este festejo tampoco hubo ningún herido.

Por otra parte, los astados de la ganadería de San Martín y Carmen Valiente protagonizaron ayer un encierro con una duración de más de 8 minutos. Ya habían resaltado a lo largo de la jornada que el traslado de los novillos hasta los corrales había resultado algo complicado debido a que los astados se encaraban unos con otros y así fue porque el encierro duró exactamente 8 minutos y 28 segundos. Los astados se oponían a entrar a los chiqueros de la plaza y fue necesario soltar nuevamente a los mansos.