Agua negra en Garganta la Olla

Las tormentas de ayer arrastraron las cenizas del incendio que hubo a finales de julio en la sierra de Tormantos hasta Las Pilatillas, llegando algunos restos al Lago de Jaraíz | Ha sido necesario cortar el suministro de agua en el municipio y buscar captaciones para llenar el depósito de abastecimiento

A. R.
María Fernández
MARÍA FERNÁNDEZCáceres

Las tormentas que se produjeron en diferentes puntos de Extremadura están dejando algunas estampas poco usuales. En la provincia de Cáceres, una de ellas la encontramos en Garganta la Olla. El agua que llega hasta la población nace en la Garganta Mayor, ubicada la sierra de la Tormantos, que sufrió un incendio a finales del mes de julio. Las intensas lluvias de este lunes provocaron que las cenizas del extinguido fuego cubriesen de negro la piscina natural Las Pilatillas, llegando incluso algunos restos al Lago de Jaraíz de la Vera.

En Garganta la Olla, además de dar por concluida la temporada en el espacio natural, ha sido necesario cortar el suministro de agua. «La tormenta fue muy fuerte, hubo una crecida y al estar en pendiente arrastró el agua hasta aquí y más allá. Parecía chapapote», ilustra Antonio Muñoz, alcalde del municipio cacereño. «Tuvimos previsión y cerramos el depósito del que se abastece al pueblo para evitar que el agua negra entrara. El año pasado ocurrió, aunque en menor medida, y a algunos vecinos se les estropearon electrodomésticos», explica Antonio Muñoz, alcalde del municipio cacereño.

Muñoz indica que a lo largo de esta mañana se han estado buscando captaciones de agua para seguir llenando el depósito, que tiene una capacidad aproximada de 200.000 litros. «No sabemos cuántos días vamos a estar sin poder coger agua, lo que realmente vendría bien es que volviera a llover, se arrastraría todo. Si no, a medida que baje el caudal, el arrastre es el mismo», narra. Asimismo, han comunicado la situación a la Diputación de Cáceres y han pedido ayuda, por si la institución pudiera enviar algún camión cisterna para asegurar el abastecimiento de agua a la población. «Primero destruimos la Naturaleza y luego el perjuicio económico continúa años y años», lamenta el regidor.

Los restos han llegado hasta el Lago de Jaraíz de la Vera.
Los restos han llegado hasta el Lago de Jaraíz de la Vera. / J. B. S.