Adenex lamenta que Iberdrola «ponga el negocio» por encima de las personas

Estado actual de Valdecañas, escaso de agua /EGR
Estado actual de Valdecañas, escaso de agua / EGR

El colectivo conservacionista se suma a las críticas por la situación que se vive en Peraleda de la Mata y Berrocalejo

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Adenex denuncia una vez más, en un comunicado, la situación de «privilegio consentido y sin límites» de la empresa Iberdrola en Extremadura, al considerar «prioritario su negocio» en lugar de dar de beber a la población de Berrocalejo o dejar sin regadío a Peraleda de la Mata.

«Desde hace dos semanas ninguna reclamación a la Confederación Hidrográfica del Tajo, Diputación Provincial y Junta de Extremadura ha tenido efecto y sin explicaciones pausibles por parte de Iberdrola. La situación no tiene precedente y cada día que pasa se agrava más», dice el colectivo conservacionista en una nota de prensa.

La asociación añade que posiblemente Iberdrola, como multinacional, «esté considerando que esta actitud favorece el despoblamiento de la zona para dejar libres tierras y pueblos y así encontrarse sin contestación social y con unos terrenos liberados para su privilegiada concesión de nuevas plantas fotovoltaicas allí donde le venga en gana, eliminando a cuantas incitativas locales de energías renovables se quieran instalar».

Y frente a ella, «dos municipios olvidados e indefensos ante unas administraciones paralizadas frente al coloso con patente para saquear. De ahí que este nuevo periodo gubernamental, tanto provincial como regional, deba pasar por contar con una participación social activa real y constituida. Porque no solo en las urnas se expresan los deseos de la gente, sino en espacios e instituciones que no privilegien a lobys que pretendiendo supuestamente salvar el empleo y la calidad de vida de la zona, ni se dignan en solucionar ni explicar la situación».

Para terminar, Adenex señala que la actual problemática del agua en Valdecañas es un síntoma de una «emergencia de cambio climático que necesita respuestas ya, pero también de ser capaces de enterarnos y exigir que este modelo monopolista y depredador no funciona, y crea sufrimientos y pobrezas allí donde se le siga dejando intervenir».