Abierta la inscripción para tomar parte en la Ruta de los Ingleses

Recreación de la 'batalla' en la plaza de Romangordo. :: HOY/
Recreación de la 'batalla' en la plaza de Romangordo. :: HOY

La decimoquinta edición se celebrará el 18 de mayo, para un máximo de 500 senderistas

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

'El valor inicia el camino que luego recorrerán otros'. Ese es el lema que han elegido este año los organizadores de la Ruta de los Ingleses, que abrieron a mediados de semana el plazo de inscripción para la décimo quinta edición, que tendrá lugar el 18 de mayo para un máximo de 500 senderistas.

Los interesados pueden hacer esa inscripción en los ayuntamientos implicados, de Casas de Miravete y Romangordo, o a través de la página web del evento, rutadelosingleses@gmail.com, si se trata de grupos de hasta diez personas. Tienen de plazo hasta el 10 de mayo, aunque lo normal es que las plazas disponibles se completen mucho antes. También pueden informarse en el teléfono 609 857 289.

El precio es de 12 euros, que da derecho al transporte en autobús, a recibir una camiseta conmemorativa o a una comida de despedida en el merendero de Romangordo.

La concentración de los participantes se hará, como es habitual, en Casas de Miravete, para desayunar en la nave municipal y dirigirse en autobuses hasta la Ventilla del Camionero, al otro lado de la sierra de Miravete, e iniciar allí la marcha propiamente dicha en torno a las nueve de la mañana tras escuchar la «arenga de los mandos ingleses a la tropa y a los caminantes». Son unos 18 kilómetros con continuas subidas y bajadas.

Recreación histórica

Cerca de las doce del mediodía los senderistas llegarán a Romangordo, donde se representarán los hechos acaecidos al paso de los militares por el pueblo en mayo de 1812. Allí se incorporarán los participantes en la ruta infantil, que previamente disfrutarán de actividades didácticas, talleres y juegos de la época.

Una vez terminada la recreación se retomará la marcha hasta los restos de Fort Napoleón, que es donde las tropas inglesas tomaron los puestos franceses que controlaban el paso del río Tajo, precipitando con su caída el final de la Guerra de la Independencia.

Eso es lo que se conmemora desde hace quince años con una marcha senderista y cada vez con más iniciativas lúdicas, históricas y culturales a su alrededor, que todavía no se han dado a conocer.