En 2018 se recogieron en Navalmoral 777 litros de lluvia por metro cuadrado

Domingo Quijada, responsable de la estación meteorológica. / HOY
Domingo Quijada, responsable de la estación meteorológica. / HOY

Es un 121%, más de lo habitual, según el resumen anual de Domingo Quijada

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

El 2018 fue un año «aceptable térmica e hídricamente» en el que se registró la temperatura máxima absoluta desde que funciona la estación meteorológica de Navalmoral hace cuatro décadas. Fueron 44'4º el 3 de agosto, según se destaca en el resumen que ha elaborado su responsable, Domingo Quijada.

En cuanto a temperaturas, la media global fue la misma que en el cómputo de los últimos 41 años, 16,9º. Por meses solo la sobrepasaron dos, agosto (+2,4º, el más caluroso, con 29,4º de media) y septiembre (+2,7º, el segundo más cálido). En el resto fueron inferiores, destacando febrero (-1,6º) y marzo, (-1,8º).

Quijada añade que se vivió una sola 'ola de calor', en la primera semana de agosto, pero que fue «de aúpa con la temperatura máxima absoluta, 44,4º. Y dos olas de frío, a comienzo y a final de febrero». En opinión del popular meteorólogo, el 2018 fue un año «bastante normal» en su conjunto, con sus «lógicas anomalías térmicas». En lo que se refiere a las precipitaciones, se recogieron 777 litros de lluvia por metro cuadrado, un centenar más que la media, 642. Especialmente generosas fueron en épocas clave como la primavera y el otoño, «aunque este algo tardío».

En el total del año llovió el 121% de lo habitual, superando ampliamente la media marzo, abril, octubre y noviembre. Todo ello hace que las reservas hídricas se hayan «recuperado bastante, por lo que no hay riesgo de desabastecimiento para el verano y además no se auguran escaseces de precipitaciones a medio plazo», apunta.

Heladas

El resumen se cierra con los habituales datos numéricos, de los que solo hay un apartado en el que los meteoros fueron inferiores a la media: los días de helada, 23, por 29 generalmente, «ya que en noviembre y diciembre fueron mínimas». En el resto fueron superiores o iguales: días de lluvia (104 por 93), niebla (38, cuando suele haber 27), rocío (129, cuando la media está en 86) y granizo (4, el doble que lo usual). Los días de tormenta fueron idénticos, 10, y tampoco nevó, «lo que no debe extrañarnos mucho», señala.