Carlos Miguel Sánchez expone en Barcelona y disfruta de una beca de residencia para artistas

El artista de Torrecillas, junto al promotor de la residencia. :: CEDIDA/
El artista de Torrecillas, junto al promotor de la residencia. :: CEDIDA

El artista ofrece un conjunto de piezas que desconciertan por su tratamiento estético, radicalmente opuesto a los convencionales cánones de belleza

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Una vez que terminó la carrera de Bellas Artes y un máster de producción artística en Valencia, trabajó para diferentes artistas. Tras un tiempo inactivo, decidió emprender un nuevo reto en Barcelona. Se trata del joven escultor de Torrecillas de la Tiesa, Carlos Miguel Sánchez. Tras presentar un proyecto, desde hace dos meses, forma parte del programa de residencia de 'Werner Thöni Artspace', una galería de arte no comercial, lo que le está permitiendo llevar a cabo sus propios trabajos artísticos. Además, ha puesto en marcha la exposición 'Aciertos desacordes', que fue inaugurada el 10 de junio en este espacio.

Según fuentes de la organización, ofrece un conjunto de piezas «que desconciertan por su tratamiento estético, radicalmente opuesto a los convencionales cánones de belleza». Todas ellas están elaboradas con elementos que este artista rescata de las calle, intentando aprovechar los recursos que ofrece el entorno e incluyéndolos en el proceso creativo, según el propio Sánchez. A partir de ahí, con unas herramientas básicas, como tornillos, destornillador, sierra y cintas adhesivas, realiza esas y otras instalaciones en su estudio. «Esta práctica, inherente a su posicionamiento político en cuanto a la escultura, la pintura, la instalación y la construcción, da como resultado una actitud y una filosofía de aprovisionamiento y no tanto de aprovechamiento. Encuentra así una visión concreta sobre la mercancía y su utilización contemporánea en la que se incluye el propio arte contemporáneo», añade la organización. Con este tipo de trabajos, este escultor no se olvida de sus orígenes relacionados con la construcción, que es lo que ha vivido desde pequeño.

Instalaciones efímeras

Más allá de esta muestra, Carlos Miguel Sánchez lleva a cabo cada día una instalación efímera. Para ello, por la noche, recoge esos materiales que se encuentra en la calle, para, al día siguiente, hacer la creación. Seguidamente, la fotografía para plasmarla en su cuenta de Instagram.

Una vez que termine la residencia, ya tiene otro proyecto entre manos. Se debe a que ha sido seleccionado en el concurso convocado por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona y organizado por la Asociación ART 35. Gracias a ello, tendrá la oportunidad de participar en una exposición en septiembre centrada en el arte emergente, explica este escultor. Reconoce que los artistas más punteros han pasado por este proyecto. Además, los coleccionistas más importantes de España se hacen eco de la iniciativa.