El guardia civil que salvó la vida del bebé de 20 meses en Garrovillas: "Aitor quería vivir"

Antonio David Pajuelo. /
Antonio David Pajuelo.

"Mi hijo está vivo gracias a Antonio. Entró en parada, tenía los ojos vueltos y los labios morados y él le hizo la reanimación", ha dicho a este diario la madre del niño

SERGIO LORENZOCáceres

"Aitor quería vivir", ha dicho esta mañana en comparecencia pública Antonio David Pajuelo Agúndez, el guardia civil fuera de servicio que salvó el pasado sábado a un bebé en Garrovillas de Alconétar. Pajuelo tiene 37 años, es natural de Valdefuentes, trabaja como guardia civil desde 2006 y está destinado en Garrovillas de Alconétar desde 2009. Según él mismo ha relatado, el suceso ocurrió alrededor de las 21,40 horas del pasado día 14, veinte minutos antes de que comenzara su turno de trabajo.

Entonces escuchó alboroto. Una madre se encontraba junto a su bebé de 20 meses, que convulsionaba. La familia venía de celebrar un bautizo. El guardia civil montó en un vehículo junto a la madre y el niño, de nombre Aitor, mientras viajaban al centro de salud más cercano, en Navas del Madroño, y durante el trayecto, Pajuelo realizó al bebé un masaje cardiaco. Ahora, el niño se encuentra ingresado en el hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres.

La madre del niño, Ágatha Peco, ha mostrado su agradecimiento al guardia civil. "Mi hijo está vivo gracias a Antonio. Entró en parada, tenía los ojos vueltos y los labios morados y él le hizo la reanimación", ha señalado a este diario.