Vergeles pide calma ante la leishmaniosis, que registró 9 casos en la región en 2017

Un hombre con dos perros, que no contagian la enfermedad pero la padecen y la transportan. :: HOY/
Un hombre con dos perros, que no contagian la enfermedad pero la padecen y la transportan. :: HOY

El Colegio de Veterinarios pide que se estudie a los animales que pueden ser reservorios de la enfermedad, como las liebres

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

El consejero de Sanidad, José María Vergeles, pide calma ante el brote de leishmaniosis visceral de Ahillones, donde se han diagnosticado cuatro casos en apenas nueve meses. Sin embargo, el año pasado fue el que registró la mayor incidencia de esta enfermedad, que transmite el mosquito flebótomo a través de una picadura. En 2017, según el SES, se detectaron nueve casos en toda la región.

Los médicos no detectaron ningún enfermo un año antes, en 2016, en Extremadura. En 2015 fueron tres y otros cuatro en 2014. Es decir, que la tasa de incidencia en Extremadura en los años 2014, 15, 16 y 17 ha flucutado entre 0.10 y 0.56 casos por cada 100.000 habitantes. Desde el SES se apunta a que es más baja que la media de España. Aunque solo un poco. En el mismo periodo de tiempo ha oscilado entre los 0.20 y 0.60 casos por cada 100.000 habitantes. En lo que va de año, en abril y mayo se han detectado dos casos en la zona sanitaria de Valverde de Leganés.

Más información

A pesar de estos datos, el consejero pidió ayer tranquilidad a la población y repitió las recomendaciones que contienen los folletos repartidos en el pueblo, así como las contenidas en las cartas remitidas a los veterinarios de la zona.

Es una enfermedad parasitaria conocida por su incidencia en los perros, que no la contagian

Los consejos se resumen en evitar las picaduras de este mosquito. Instalar mosquiteras, poner el aire acondicionado o usar repelentes son algunas de ellas. Vergeles recordó, además, la obligación de los ayuntamiento en la fumigación. Por otra parte, apuntó a la necesidad de mantener a los perros protegidos con collares antiparasitarios y repelentes.

En las cartas remitidas a los veterinarios se apunta a que los perros infectados deben ser eliminados o puestos en tratamiento. Si bien en los perros este no es muy eficaz, en muchos casos estos animales vuelven a ser foco de infección algún tiempo después.

En este sentido, el presidente del colegio de Veterinarios de Badajoz, José-Marín Sánchez Murillo, cree que no es necesario sacrificar a los perros. «No estamos de acuerdo en absoluto con esa recomendación. Es cierto que los tratamientos de leishmaniosis en perros no son curativos, pero es verdad también que controlamos la enfermedad y que el animal puede morir de mayor sin ningún problema. Solo es cuestión de someterlo a controles periódicos que el veterinario sabrá indicar». También se les puede vacunar.

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria conocida por su incidencia en los perros, que portan al parásito que la causa pero que no la contagian. Es lo que se conoce como reservorio de la enfermedad. Pero los perros no son los únicos animales que viven esta circunstancia. Las liebres, los gatos, los zorros y otros animales salvajes son también reservorios. Y, por este motivo, el presidente del Colegio de Veterinarios de Badajoz pide que la Junta realice estudios epidemiológicos a estas especies para averiguar qué está ocurriendo en la zona. Apunta al caso de Madrid, donde las liebres y los conejos han causado casi 700 enfermos desde 2009. Hay que tener en cuenta que solo la transmiten los mosquitos flebótomos a través de su picadura.

Niveles preocupantes

José-Marín Sánchez subraya que son muchas las enfermedades vectoriales (como es este caso que transmite el mosquito) que «están alcanzado niveles preocupantes, algunas de ellas nunca se habían visto por nuestras latitudes».

Por este motivo, el presidente de los veterinarios insiste en la necesidad de aumentar la prevención. De ahí que considere conveniente recuperar la Educación para la Salud en los colegios y entre los grupos de riesgo, como mayores. Además, considera que es necesario incrementar la prevención en la medicina.

Los médicos han detectado dos casos más en la zona de Valverde de Leganés este año

Por otro lado, apuesta por crear un Centro de Entomología Médico-Veterinaria Aplicada en la región ante el aumento de este tipo de enfermedades.

El consejero José María Vergeles, por su parte, admitió que la leishmaniosis visceral es una enfermedad poco frecuente y que los médicos tardan en diagnosticarla. Sus primeros síntomas aparecen entre dos semanas y seis meses después de la picadura. Consisten en malestar general, importante pérdida de peso, fiebres, perder las ganas de comer e inflamaciones del bazo y del hígado. Tiene tratamiento.

Si se tarda en detectar puede provocar importantes lesiones en el bazo, el hígado, la médula ósea y otros órganos. Puede ser mortal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos