Puebla de Sancho Pérez protesta por los cortes que le dejan sin agua

Vecinos de Puebla de Sancho Pérez cortando ayer la N-432 a pocos metros de Zafra. :: irina cortés/
Vecinos de Puebla de Sancho Pérez cortando ayer la N-432 a pocos metros de Zafra. :: irina cortés

Medio centenar de vecinos cortan de forma intermitente el tráfico en la N-432 por la frecuente rotura de tuberías de su red de suministro

IRINA CORTÉS ZAFRA.

Alrededor de medio centenar de vecinos de Puebla de Sancho Pérez (unos 2.750 habitantes, mancomunidad Zafra-Río Bodión) cortaron ayer el tráfico en un tramo de la N-432 para protestar por los problemas en el suministro de agua y electricidad que sufre el municipio del sur extremeño. Los cortes en la carretera nacional fueron intermitentes y se realizaron desde las diez de la mañana a la una de la tarde, a la altura del antiguo mercadillo de Zafra, muy cerca de las instalaciones de Deutz Spain. Una zona pegada a Zafra pero en el término municipal de La Puebla.

La protesta viaria, con autorización de la Delegación del Gobierno en Extremadura, fue la manera con la que vecinos de Puebla de Sancho Pérez quisieron hacer pública la demanda de soluciones a los históricos problemas que tiene la localidad respecto al suministro de agua. Unas dificultades agrandadas en la última semana con roturas de tuberías (el Consistorio habla de hasta dieciocho en tuberías antiguas de fibrocemento) que han hecho que se haya tenido que cortar el suministro hasta ocho horas seguidas en algún momento de este mes de agosto.

A las dificultades en el suministro de agua se añaden problemas también para garantizar un correcto suministro eléctrico.

La red de tubería es muy antigua, de fibrocemento, y los problemas de rotura vienen de lejos

José Agustín Reja, alcalde de Puebla de Sancho Pérez, explicó ayer a HOY que el corte de tráfico intermitente en la transitada N-432 busca visibilizar un problema que llevan padeciendo años y que no se soluciona. «Llevamos años padeciendo cortes y microcortes de luz y también en el abastecimiento del agua. Además en verano y con las Fiestas del Emigrante afecta a los vecinos pero también a los visitantes y a nuestro turismo», aseguró Reja, que lleva ya siete años de alcalde.

Informó el regidor también de que un apagón de casi ocho horas dejó la pasada semana sin presión a las zonas más altas del pueblo, por lo que esos vecinos se enfrentan a casi tres días sin agua, debido a la rotura de una tubería nada más ponerla en servicio. Reja agregó que durante los meses de julio y agosto se han sumado incidencias de dos días en julio y casi tres durante las Fiestas del Emigrante.

Reparar el peor tramo

El alcalde perano explicó que se han realizado ya las reclamaciones pertinentes tanto a la compañía responsable del suministro eléctrico, El Defensor del Pueblo, el Ministerio de Industria, como a la Consejería de Economía.

Afirmó igualmente que durante un año sufren «cientos de microcortes» que acortan la vida de los aparatos eléctricos. «En el Consistorio hemos tenido que cambiar dos veces la placa base del ascensor», remarcó a este periódico.

Respecto a los problemas con el agua, reivindicó que la Junta debe aportar una solución inmediata hasta que se coloque la nueva tubería del agua que estaría para el año que viene.

«Estamos estudiando varias alternativas, por ejemplo que la Mancomunidad de Los Molinos (la titular del servicio) medie para que se instalen llaves de corte para que no se pierda todo el agua, hemos pedido presupuesto para que se sustituya el tramo más conflictivo, a su paso por El Castellar, con una tubería aérea de unos 40.000 euros».

Una situación de cortes de agua y luz que obliga a los vecinos a recordar otras épocas y tener a mano el candil y los cántaros de agua. Reja concluyó que si el conjunto de las administraciones no aporta soluciones se están estudiando medidas como el corte de la autovía A-66 a su paso por su término municipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos