Menhires aspirantes a ser patrimonio

</p><p>A la izquierda, menhir de la Fuente de Abajo; A la derecha en la parte superior, el menhir El Lagarto; y en la parte inferior el menhir </p><p>El Rábano /HOY
</p><p>A la izquierda, menhir de la Fuente de Abajo; A la derecha en la parte superior, el menhir El Lagarto; y en la parte inferior el menhir </p><p>El Rábano / HOY

Valencia del Ventoso pide a la Junta que protega sus monumentos megalíticos

REDACCIÓN

El Ayuntamiento de Valencia del Ventoso (2.035 habitantes) solicitará la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para los menhires del Ardila, un conjunto monumental megalítico sin fechar localizado entre este municipio pacense y el de Fregenal de la Sierra, informa Efe.

El pleno municipal celebrado el pasado 27 de marzo aprobó solicitar a la Consejería de Cultura e Igualdad de la Junta de Extremadura esta catalogación para el singular grupo. También acordó trasladar esta resolución a la vecina localidad de Fregenal de la Sierra (4.904 habitantes), en cuyo término municipal están tres de las seis piezas que integran el conjunto. Eso sí, a una veintena de kilómetros de su casco urbano y a tan solo tres del de Valencia del Ventoso, según detalla Lorenzo Suárez, alcalde de esta última localidad.

«Avanzando en el camino»

Él explica que el paso administrativo dado en el último pleno municipal supone cumplir un viejo anhelo, pues llevan años trabajando en la idea de solicitar formalmente a la administración regional el título de Bien de Interés Cultural para estas piezas.

De lograrlo, se garantizarían un cierto nivel de protección. «Hace ya años que nuestros menhires aparecieron en publicaciones científicas, y en los últimos tiempos hemos avanzado en el camino para conseguir que estos monumentos puedan estar a salvo de quien los pueda dañar», apunta el regidor. «Lo que no se conoce, no se valora, y pensamos que de obtener el título de BIC, serán más conocidos y por tanto más respetados», añade Suárez. «Además –continúa–, entiendo que como administración que somos, el ayuntamiento está obligado a cuidar todo aquello que legaremos a las generaciones futuras, a nuestros hijos y nietos».

El conjunto está integrado por seis piezas ubicadas a una y otra orilla del río Ardila, afluente del Guadiana

El conjunto monumental debe su nombre a la cercanía al cauce del río Ardila, afluente del Guadiana en el sur de la provincia de Badajoz, una zona que destaca, entre otros aspectos, por su riqueza arqueológica. El cauce del Ardila sirve de límite entre los términos municipales de Valencia del Ventoso y Fregenal de la Sierra, y las seis piezas para las que se solicita el título de Bien de Interés Cultural están distribuidas a una y otra orilla.

Cada uno de los monumentos que integran este singular conjunto tiene nombre, y las características varían sustancialmente de unos a otros. El menhir del rábano destaca por estar erguido y por sus dimensiones. Mide 2,75 metros y está dentro de un terreno de cultivo en el paraje conocido como el Sesmo, según informa el Ayuntamiento. «Trabajado en todo su contorno –detalla el Consistorio–, su superficie está llena de cazoletas, tiene los lados redondeados y sección circular, estrechándose hacia el extremo superior, lo que le confiere un aspecto general fálico».

Más de cuatro metros

El conocido como dolmen del lagarto es aún más grande. Tiene 3,65 metros, está junto al cauce del Ardila «y forma parte sobresaliente de una pared de piedra del cortijo del Torno», explica el Ayuntamiento. Una de sus caras está cubierta de cazoletas. Por último, el de la fuente de abajo, ubicado al pie del castillo, está tumbado, mide 4,15 metros y uno de sus lados está vaciado.

«Lo que no se conoce, no se valora; estamos obligados a cuidar lo que recibirán nuestros hijos» Lorenzo Suárez | Alcalde de Valencia del Ventoso

Los otros tres ejemplares que integran el conjunto están en el término municipal de Fregenal de la Sierra, y son conocidos como el de los tres términos, el de la palanca del moro y el de la pepina. Según explica el alcalde de Valencia del Ventoso, próximamente se reunirá con la regidora de Fregenal para explicarle en detalle el proyecto de los restos megalíticos que aspiran a ser BIC. «Los técnicos de la Junta –detalla Lorenzo Suárez– ya los han visitado y se está elaborando el informe necesario, y además, en el nuevo plan de urbanismo, ya aprobado inicialmente por el pleno municipal, estas piezas de nuestro patrimonio ya figuran como protegidas».