Tapian un edificio abandonado, tras numerosas denuncias vecinales

Los operarios municipales tapiando el edificio. :: cedida/
Los operarios municipales tapiando el edificio. :: cedida

IRINA CORTÉS

La crisis económica y de la construcción dejó también en Zafra una finca inacabada, que no se había cerrado en su momento y que estaba en situación de siniestro. Un edificio de 40 viviendas de la calle Convento que estaba siendo usado por personas y causando problemas e incertidumbre a los vecinos de la zona que denunciaban la situación mediante las redes sociales y en reuniones con el Consistorio.

Preocupante era el hecho de que algunos menores se subían y andaban por el tejado poniendo en peligro sus vidas, además de dejar desperdicios o molestar a los vecinos de la zona.

Primero se averiguó que el dueño es un constructor de un pueblo de Sevilla. El Ayuntamiento consultó con una jueza que les informó de que no podía hacerse nada sin los permisos pertinentes porque era una propiedad privada, pero se realizaron gestiones con la Junta y la Delegación del Gobierno y se logró que el constructor diera el permiso para cerrar el edificio, pero por cuenta del Ayuntamiento. Se ha realizado con cargo a las arcas municipales a pesar de que debería haber sido el propietario quien lo hiciera, porque «se quería salvaguardar a los vecinos y garantizar la seguridad de los chicos, muchos menores de edad».

Para proceder al tapiado se contó en primer lugar con la colaboración de la Policía Local y la Guardia Civil, ya que había que descartar que alguna vivienda pudiera estar habitada. Había cinco de ellas que estaban cerradas y se veían cables de enganches de luz. El pasado martes se procedió al cierre de la finca, se personaron en la calle Convento agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil, el alcalde y los operarios municipales para abrir todas las viviendas y tapiar el edificio.

 

Fotos

Vídeos