Una réplica del Guernica en azulejería ocupa su espacio en Puebla de Alcocer

Ángel Vicente Pérez junto al mural de azulejos en Puebla de Alcocer. :: J. M. M. P./
Ángel Vicente Pérez junto al mural de azulejos en Puebla de Alcocer. :: J. M. M. P.

El mural es obra del ceramista afincado en Alconchel, Ángel Vicente Pérez, que se suma a otros que ha pintado para la localidad

J. M. MÉNDEZ PEÑA

Puebla de Alcocer cuenta desde el pasado miércoles, 7 de marzo, con una obra de arte exclusiva en el mundo: un mural de azulejería artística pintado a mano, una réplica exacta, con las mismas dimensiones, del 'Guernica' de Picasso. El autor y ceramista afincado en Alconchel, Ángel Vicente Pérez (conocido artísticamente como Anxo Pires), asistió a la inauguración de la obra en la casa de la cultura pueblacorecense, junto a las autoridades locales y representantes de la Junta de Extremadura como Miriam García Cabezas, secretaria general de Cultura, o el director general de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural, Francisco Pérez Urbán.

Antes de descubrir el mural, tomó la palabra el alcalde, Manuel Moreno Delgado, quien se mostró orgulloso de que en el municipio exista una réplica de este icono del cubismo y de tanta simbología y carga ideológica e histórica, precisamente cuando hace unos meses se cumplieron 80 años del bombardeo aéreo del municipio vizcaíno de Guernica.

Según destacó Moreno, «Ángel Vicente es un maestro ceramista que conoció en Alconchel a través del alcalde de Villanueva del Fresno, Ramón Díaz Farías, y que desde entonces han sido múltiples las obras artísticas que ha diseñado, destacando por su detallismo y cuidada técnica». El artista ha elaborado varios murales conmemorativos y sobre la historia de la localidad como los dedicados a Agustín Luengo Capilla ('El Gigante Extremeño'), fray Juan de la Puebla (1453-1495) o al propio Miguel de Cervantes por inmortalizar la localidad en la portada de 'El Quijote' al dedicársela Alonso de Zúñiga, duque de Béjar y vizconde de Puebla de Alcocer.

Según declaró el artista, dedicó casi siete meses a pintar a mano uno a uno los 1.206 azulejos cuadrados de 15 centímetros de lado, hasta completar el mural de 3,49 por 7,77 metros -tamaño del cuadro pintado a óleo original en 1937-. Para ello también elaboró una carta de colores con la gama de grises, blancos y negros originales, con códigos que transportó a un plano, al igual que las líneas del cuadro, para conseguir la réplica exacta. Los azulejos esmaltados fueron cocidos a 980 ºC, y se han necesitado varios días para que los operarios del ayuntamiento de Puebla de Alcocer pudieran colocar el mosaico en el patio de la casa de la cultura, donde según el alcalde se ha querido dedicar «un espacio para el descanso y la reflexión» sobre la propia obra.

Para Ángel Vicente, la elaboración de este mural ha representado para él «un reto», pues puso mucho ímpetu en el proyecto para que fuera lo más fiel a la obra original, por el significado histórico y la «enorme carga ideológica» que desprende. Según el artista, hasta el momento sólo existe una obra de estas características, precisamente en Guernica, pero esta es la única que tiene las mismas dimensiones que el cuadro original.

Más