El refugio canino de Zafra lucha para no desaparecer

Varios de los perros en el refugio de Brown. :: Verónica Conejo/
Varios de los perros en el refugio de Brown. :: Verónica Conejo

El Ayuntamiento pide a la asociación que deje las instalaciones de Huerta Blanco porque no cumplen la legislación vigente | La protectora de animales zafrense Brown se concentrará el 20 de marzo para evitar su cierre

IRINA CORTÉS ZAFRA.

La asociación protectora de animales y plantas 'El refugio de Brown' de Zafra ha anunciado que realizarán un recorrido desde su emplazamiento actual, Huerta Blanco, hasta las puertas del Ayuntamiento zafrense el próximo miércoles, 20 de marzo, a partir de las 11.30 horas. Su objetivo es protestar por la situación en la que se encuentran. «Estamos ubicados en un espacio cedido por el Consistorio en 2009, pero no contamos con licencia municipal y estamos a una distancia insuficiente del casco urbano», aseveran desde Brown. Esta situación llevó al Seprona, el pasado abril, a iniciar un informe por la situación en la que se encontraba el refugio.

La Guardia Civil ha confirmado que hace alrededor de un año levantó alta de infracción por carencia de autorización, referente a las instalaciones, y se remitió a las autoridades competentes, es decir, la Junta de Extremadura, aunque desde esta institución no han emitido declaración alguna al respecto.

La asociación de animales y plantas denuncia que se ha llegado a este extremo por «dejación de funciones de las distintas corporaciones del Ayuntamiento de Zafra». Brown comenzó su andadura oficial en 2009, tras un par de años ayudando a los animales abandonados. Fue en este año cuando el Ayuntamiento les cedió un espacio a las afueras de la ciudad, donde se recoge a los perros abandonados y se les busca hogar. También se auxilia a gatos, aunque a estos se les buscan casas de acogida desde el primer momento. Una labor que se lleva desde hace una década gracias a esta cesión de espacio municipal, aunque las instalaciones las sufragan socios y colaboradores.

El consistorio se encarga de labores de mantenimiento y pone a su disposición los servicios municipales.

También existe un convenio firmado entre Brown y el Ayuntamiento, donde se reconoce las labores de la asociación en el cuidado de los animales recogidos y da una subvención de 500 euros, que se suman a los 500 que ya se les daban anteriormente para hacer frente al pago de facturas veterinarias, indican desde la asociación.

David Jiménez, vocal de la asociación y concejal de IU-Los Verdes en el Ayuntamiento de Zafra, asegura que «han pasado por la asociación distintos presidentes y socios, en la junta actual creemos que en 2009 había mecanismos para iniciar el trámite de licencia municipal que habría solucionado el problema de hoy. Sin embargo no hay documentación y no sabemos por qué no se hizo».

El edil argumenta que no entiende cómo el convenio actual «tan solo trata sobre el cuidado de los animales y no sobre su recogida».

En un comunicado remitido por Brown, afirman que, además, en esa época, el actual alcalde, José Carlos Contreras (PSOE), era concejal y debía conocer el procedimiento, «teniendo en cuenta que es veterinario». No obstante, pese a operar, la protectora desde 2009, se da la circunstancia de que un antiguo miembro de Brown avisó de la situación irregular al Seprona, lo que derivó en una sanción económica al Ayuntamiento que va desde los 3.000 euros hasta los 60.000. «El Consistorio no da cifras concretas pero cree que podría ir a más», sentencian desde la asociación.

Acuerdo verbal

Por su parte, el alcalde de Zafra, José Carlos Contreras, rememoró que esa cesión se hizo, con ánimo de ayudar, en la legislatura de Manuel García Pizarro (también del PSOE). «Apoyamos en lo que podemos a todas las asociaciones y sí tuvimos un acuerdo verbal, como tenemos con muchas. No recuerdo por qué no se procedió a la licencia municipal en la época», asegura.

El primer edil recuerda que el problema es la denuncia de un antiguo miembro de la propia protectora e incide en que es una asociación que cambia de junta y voluntarios de forma constante.

Contreras expresa su sorpresa porque en la última reunión la presidenta y otro miembro de Brown le espetaron «que si él quería se podía mantener abierta la protectora» y cree que hoy por hoy el problema no tiene solución. «Más cuando la asociación no ha hecho más que dilatar la presentación de documentos y cuando se han hecho los informes para ser núcleo zoológico o centro de recuperación de animales no han prosperado», sentencia.

El alcalde agrega que, además, la protectora atiende a animales de toda la comarca, por lo que podrían buscar ayudas no sólo en Zafra, pues «las asociaciones no pueden depender exclusivamente de lo público».

«No iré a la cárcel»

José Carlos Contreras concluye en uno de sus perfiles de una red social que «sabía que llegaban meses complicados, por la cercanía de las elecciones, pero no todo vale. No iré a la cárcel por prevaricación porque alguien o cualquier asociación quieran hacer, lo que por ley no se puede hacer. El Ayuntamiento cumplirá la normativa estatal».

La situación actual de 'El refugio de Brown' la gestionan las abogadas de Asociación para la Defensa de Víctimas de Injusticias (Apadevi). Su presidenta, María Girona, que es también presidenta de la sección animal del Ilustre Colegio de abogados de Madrid, y María Ángeles Sandía, natural de Berlanga y vicepresidenta de esta asociación.

«Nos hemos encontrado que el Ayuntamiento de Zafra inició, en septiembre, un procedimiento sancionador a la protectora sin trasladarle la información y sin que puedan ejercer su defensa. Por ello hemos recurrido este proceso y la carta enviada esta semana por el consistorio, en la que le piden que desalojen las instalaciones», explica Sandía, quien matiza que este proceso se podría alargar durante meses.

Más