76 positivos en tres días de festival en La Roca de la Sierra

Esta localidad pacense bate en un fin de semana el récord de denuncias por ir drogado

Dos agentes de la Guardia Civil realizan ayer un control a la entrada de La Roca de la Sierra./Pakopí
Dos agentes de la Guardia Civil realizan ayer un control a la entrada de La Roca de la Sierra. / Pakopí
Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

La Roca de la Sierra (Badajoz) roza los 1.500 habitantes, pero el último fin de semana de abril multiplicó por tres su población. En esos días se celebró el Konfussion Festival Udumbara Project, un encuentro «en el que convergen música, naturaleza, arte, conciencia, tecnología y cooperación».

En palabras de los organizadores, esos seis términos definen lo que allí ocurrió. Pero a todo ello se unió una circunstancia excepcional:en esos tres días fueron detenidas cuatro personas por tráfico de droga; 38 fueron denunciadas por posesión de sustancias estupefacientes para consumo propio; y hubo 76 conductores que dieron positivo por droga (multa de 1.000 euros y retirada de seis puntos del carné). «Estamos alarmados. Lo sucedido en La Roca de la Sierra demuestra que todavía no se ha generalizado la idea de que después de consumir drogas no se puede conducir», reflexiona Diego Yebra, fiscal de Tráfico en Badajoz.

Los controles se realizaron de forma casi permanente desde el viernes por la noche hasta el lunes por la tarde en las inmediaciones de la carretera que conduce a la dehesa boyal de La Roca de la Sierra, que es propiedad del pueblo

Esa finca fue cedida a los organizadores por el Ayuntamiento, que está presidido por Alfonso González Almunia (Ganemos-IU-Los Verdes). «Nosotros ponemos la infraestructura a un festival que promueve la creación artística, las nuevas tecnologías, el reciclaje, el amor a la naturaleza... Pero dentro de una fiesta en la que participan 4.000 personas puede haber 30 que consuman droga, eso es imposible controlarlo porque la gente es libre de consumir lo que quiera», justifica el alcalde.

«Yo no me drogo y fui allí. Es un festival que hace bien al pueblo porque trae dinero»

«Yo no me drogo y fui allí. Es un festival que hace bien al pueblo porque trae dinero» Domingo Corchado | Vecino

Almunia, que rechaza ser fotografiado para este reportaje, no alcanza a comprender por qué se ha montado tanto revuelo con los datos difundidos por la Guardia Civil. «Ahí ha ocurrido lo mismo que sucede cualquier fin de semana en Badajoz. Si esos mismos controles se hacen a la salida de la feria incluso hay más positivos», asegura.

Al alcalde de La Roca, que también es farmacéutico, le gustaría que en estos días se hablara de los artistas que actuaron gratuitamente en su pueblo desde el viernes 27 de abril hasta el domingo 30. O de los talleres de reciclaje que organizó Promedio. «Allí se promueve una actitud positiva de amor a la naturaleza, una de las actividades fue recoger la basura y la dehesa quedó perfecta».

Sorprendidos

De lo que sucedió dentro del festival hablaba ayer González Almunia, pero la nota de la Guardia Civil se centró en lo ocurrido en los alrededores, donde fueron detenidas cuatro personas que portaban droga para su venta. Los agentes les intervinieron cocaína en roca, hachís y cocaína dosificados para su venta, pastillas de éxtasis (algunas tenían la forma del escudo del Barça), flor del opio, setas alucinógenas y ketamina, una sustancia que los veterinarios usan para anestesiar animales. «Cada positivo que hemos detectado ha permitido sacar de la carretera a un conductor que suponía un peligro para la circulación, porque después de un positivo el vehículo queda inmovilizado hasta que se haga cargo de él otro conductor», explica Francisco Javier Utrabo, el capitán que dirige el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Badajoz.

El fiscal de Tráfico está alarmado, el alcalde cree patético que se hable de controles y no de música, y la organización dice que fue una encerrona

Los organizadores del festival coinciden en que es una «barbaridad» que una persona que ha consumido drogas se ponga al volante, pero creen desproporcionado el «asedio» al que ha sido sometido el festival. «Yo nunca he visto un dispositivo policial de esta índole, ha sido desproporcionado, y he estado en festivales tan potentes como Extremúsika o el Womad», se queja Olga Reja, que actúa como portavoz de Konfussion Festival.

A Reja le hubiese gustado que en estos días se hablase de los artistas de todo el mundo que han actuado en La Roca, de los productores, de los técnicos y de los artesanos. «Hemos tenido 'videomaping' de última generación en pantallas 3D, actuaciones continuas, charlas, talleres de crecimiento personal, alimentación y ecología, yoga en familia... Y todo ello sin el más mínimo incidente».

En esta rotonda se situó la Guardia Civil. Al fondo, la dehesa.
En esta rotonda se situó la Guardia Civil. Al fondo, la dehesa. / Pakopí

Entre los vecinos de La Roca también hay palabras de apoyo. «Para mí es un festival que hace bien al pueblo, porque trae dinero. Está bien que controlen un poco para que no se desmadre, pero también deberían levantar un poquito la mano», reflexiona Domingo Corchado, que asistió al Konfussion. «Yo no me drogo y fui allí», insiste.

Su opinión es compartida por Juan José Pérez Flores y Diego González Román. «Ellos se tiran allí una semana y lo dejan perfecto, mientras que nosotros vamos en San Isidro y lo dejamos sucio», añaden.

Alfonso González Almunia lo tiene claro: el festival debe continuar. «Si esos día se venden 4.000 bollos de pan y 4.000 litros de leche, ese dinero queda en el pueblo».

«Yo no veo mal que se haga el festival siempre que reporte beneficios al pueblo y los vecinos de La Roca puedan trabajar allí esos días, pero la fiesta debería hacerse después de San Isidro para que sean los vecinos de aquí los que estrenen la dehesa y no se la encuentren pisoteada», añade Juan Manuel Hurtado, candidato del PP a la Alcaldía.

«Yo no veo mal que se haga el festival siempre que reporte beneficios al pueblo»

«Yo no veo mal que se haga el festival siempre que reporte beneficios al pueblo»

Pero no todos los vecinos lo ven de ese modo. Madres de familia que prefieren no dar su nombre aseguran que el miedo a que sus hijos entren en contacto con el mundo de las drogas aumenta esos días. «Vas allí y los ves bailar como zombis».

La Guardia Civil habla con datos: hubo cuatro detenidos por tráfico de droga, 34 denuncias por poseer este tipo de sustancias, 76 positivos en droga –algunos intentaron sin éxito bloquear el detector de drogas metiéndose barro en la boca– y 2 positivos en alcohol. La mayoría de esos conductores estaban a cientos de kilómetros de sus casas.