Piden que se tomen medidas tras los expolios sufridos en el yacimiento romano de Regina

El alcalde de Casas de Reina, Agustín Castelló / EUROPA PRESS

Agustín Castelló, alcalde de Casas de Reina, quiere que esté más iluminado e instalación de detectores de movimiento y cámaras

EUROPA PRESS

El alcalde de la localidad pacense de Casas de Reina, Agustín Castelló, ha pedido a la Junta de Extremadura que tome medidas en el yacimiento romano de Regina ante los expolios que está sufriendo en los últimos años, el último ocurrido el pasado sábado, cuando los denominados 'piteros' hicieron «más de 50 agujeros».

Así, entre las medidas solicitadas, Castelló ha pedido que haya «vigilancia pasiva» del recinto así como mayor iluminación para que los agentes de la Guardia Civil que patrullan en los alrededores vean «lo que está pasando» en el recinto.

Más información

«Es tan sencillo como iluminarlo; luego puede haber detectores de movimiento, cámaras«, ha resaltado al tiempo que ha indicado que necesitan »que se contraten personas que estén aquí las 24 horas del día y que mantengan bajo vigilancia un yacimiento tan valioso como este«.

El primer edil ha asegurado que sienten «mucha indignación» puesto que en los once años que lleva en el cargo ya ha «asistido a siete u ocho robos de este tipo« y »no se ha adoptado ningún tipo de medidas«, ha lamentado.

Por ello, ha exigido a la consejera de Cultura e Igualdad de la Junta, Leire Iglesias, que acuda al yacimiento de Regina y «vea lo que está pasando» para que «pueda arbitrar los medios para que esto no siga pasando».

A este respecto, Castelló ha subrayado que «en los últimos tres años» han «sufrido robos» de los denominados 'piteros' que van provistos con detectores de metales y «se meten» en yacimientos como este que «carecen de vigilancia».

El alcalde ha explicado que «causan un terrible daño al patrimonio« y »no ya por los objetos que puedan llevarse« sino porque »están destruyendo información« sobre el yacimiento. »Porque esos objetos metálicos que se llevan están en un estrato arqueológico que son los que permitirían a los técnicos, a los arqueólogos, datar el edificio«, ha detallado.

Además, también ha argumentado que «si son objetos de uso cotidiano se puede saber a qué se dedicaba ese recinto». «Toda esta información es la que destruyen, el hecho de que puedan llevarse un objeto puede tener un valor económico, pero lo que más destruyen es la información, lo más valioso que nos están robando es la información que puede dar este yacimiento», ha lamentado.

Por tanto, Castelló ha destacado que «lo fundamental» es el «daño» que se está haciendo al patrimonio «por encima del valor» que puedan tener los objetos que se llevan. «Lo normal es que encuentren objetos sin gran valor económico, pero la información que destruyen sí puede ser muy importante», ha concluido.

 

Fotos

Vídeos