La Pasión Viviente de Oliva de la Frontera, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional

La Pasión Viviente de Oliva de la Frontera, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional

PATRICIA MIRANDA

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo otorga a la Pasión Viviente de Oliva de la Frontera la mención de Interés Turístico Nacional. Un reconocimiento que llega después de 43 años de representaciones, una de las más longevas y participativas de las que se celebran en España.

La Pasión Viviente, que ya ostentaba el título de Interés Turístico Regional desde 1997, da de esta forma un paso más, tras haber cumplido con todos los requisitos que para ello exige la Secretaría de Estado de Turismo. El Ayuntamiento de Oliva de la Frontera ha mantenido en los últimos años un compromiso para alcanzar este reconocimiento, para lo que ha dedicado recursos y multiplicado los esfuerzos.

Hace algunos meses se presentó un proyecto elaborado por el personal del Ayuntamiento, una extensa documentación donde se recogían todos los requerimientos para alcanzar esta distinción. Se incluía un importante plan de medios, con más de una veintena de apariciones en medios nacionales. La participación, en dos ediciones consecutivas, en la Feria Internacional del Turismo de Madrid (FITUR) también ha servido para conseguir que la Pasión Viviente estuviera en una de las citas turísticas más relevantes a nivel mundial.

La aventura comenzó en 1976, por una iniciativa del entonces párroco de la localidad, D. José Ramos Capilla, junto a un grupo de oliveros y oliveras y con cuya labor continúa la Agrupación Cultural de la Pasión Viviente. Esto se ha conseguido gracias a los más de 500 participantes que año tras año, de manera ininterrumpida, durante los días de Semana Santa representan los últimos días de la vida de Jesucristo, así como a todo el pueblo de Oliva que se vuelca con su Pasión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos