Muere Porras Cayero, que en 1965 descubrió con un amigo el cadáver del general Humberto Delgado

José Felipe Porras, en el monumento megalítico. /Francisco Seco
José Felipe Porras, en el monumento megalítico. / Francisco Seco

ALMUDENA PARRA

En abril de 1965 fue, sin querer, el protagonista mundial, junto a su amigo José Feijoo Almeida, del encuentro fortuito de los cadáveres del general Humberto Delgado y su secretaria, Arajari Campos. Una enfermedad repentina acababa el sábado 5 de enero con la vida del vecino José Felipe Porras Cayero. Con la muerte de este vecino se va el último testigo de aquel suceso, ya que hace unos años nos dejaba también Pepe Feijoo, amigo íntimo de Porras y testigo junto a él del hallazgo.

La historia se remonta al sábado 25 de abril de 1965, cuando los niños de 13 y 15 años de edad, José Feijoo Almeida y José Felipe Porras Cayero, respectivamente, naturales de Villanueva del Fresno, compartían una mañana de paseo en la que se dedicaban a coger pájaros en la alameda conocida como de 'Los Malos Pasos'. Ambos inocentes no se esperaban el hallazgo fortuito que iban a realizar en aquella mañana y que les catapultó a los medios de comunicación mundiales, en los que se recogió la lúgubre noticia.

Pepe y Felipe se toparon con lo que creyeron que eran animales muertos, hasta que vislumbraron un diente de oro, lo que les confirmó que se trataba de personas.

Acababan de encontrar los cadáveres del conocido como el 'general sin miedo', el portugués Humberto Delgado y su secretaria, la brasileña Arajari Campos, los cuales habían sido enterrados en cal viva en diversas oquedades del terreno a un kilómetro escaso de la población, tras haber sido asesinados en Olivenza en una emboscada urdida por un comando de la Policía Internacional por la Defensa de Portugal (PIDE).

En aquel momento, como testigos del hallazgo fueron entrevistados de manera incansable por multitud de medios de comunicación, tanto escritos como televisados, una situación que se repetiría en muchas ocasiones a lo largo de sus vidas. La prensa nacional y extranjera se volcó en el acontecimiento y el nombre de Villanueva del Fresno daba la vuelta al mundo unido inexorablemente a la historia del 'general sin miedo'.

 

Fotos

Vídeos