Muere un hombre de 83 años en el incendio de una vivienda en Alburquerque

Vivienda en la que se ha producido el suceso./Negrete
Vivienda en la que se ha producido el suceso. / Negrete

El anciano falleció asfixiado a causa del humo provocado por un cortocircuito

FRANCISCO JOSÉ NEGRETE

Martín Vizcaíno, de 83 años, ha fallecido en la noche de este sábado en el incendio de una vivienda en Albuquerque. Según los datos aportados por el Centro de Urgencias y Emergencias 112 de Extremadura, el suceso se produjo en torno a las diez de la noche en un inmueble ubicado en la calle Pozo de Alcántara de la citada localidad pacense.

El anciano falleció asfixiado a causa del humo originado por el incendio que causó un cortocircuito. El problema se originó en un viejo enchufe de televisión, desde donde se prendió fuego un mueble, pero en ningún momento existieron llamas de importancia, sino mucho humo, que le causó la muerte a Martín.

Este señor vivía solo desde hace años en dicha calle de la Villa Adentro, por encima del museo etnográfico de Juan Castaño, y le cuidaba un sobrino, José Palomo, conocido porque es miembro de Protección Civil. Éste le llevaba la comida tres veces al día. El hombre no salía de casa desde hacía mucho tiempo y hace unos meses fueron a su domicilio los servicios sociales del ayuntamiento para ver la situación en que vivía.

Anoche, sobre las 21:30, los vecinos oyeron gritos en la calle de una persona pidiendo ayuda. Salieron y se trataba del sobrino de Martín, quien pedía socorro desde el balcón de la casa del anciano porque se asfixiaba. Uno de los vecinos, le pidió que saltara del balcón porque está a poca altura, pero José no quería hacerlo, y decía que su tío estaba dentro en el suelo.

Los vecinos avisaron a la policía municipal y la guardia civil y se presentaron dos policías locales. Uno de ellos se colocó una toalla húmeda y, con la luz de una linterna, entró solo en la casa, mientras su compañero permanecía fuera. El joven agente alburquerqueño sacó a Palomo de la vivienda y comprobó que el anciano estaba muerto.

Posteriormente llegó la Guardia Civil y después los bomberos, quienes extrajeron todo el humo con un aparato que lo aspiró.

Un equipo médico de atención continuada certificó el fallecimiento de Martín por asfixia.

Según ha confirmado la Guardia Civil, el cuerpo ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense de Badajoz para realizar la autopsia.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron bomberos de Albuquerque pertenecientes al CEPEI de Badajoz para apagar las llamas. También se trasladó un equipo técnico del Punto de Atención Continuada de la localidad así como patrullas de la Policía Local y de la Guardia Civil.