Ingresa en prisión el presunto agresor sexual de La Codosera

Concentración en repulsa de la agresión sexual celebrada en la noche de ayer domingo en La Codosera / HOY

El hombre de 30 años de edad pasó a disposición judicial y el juez ha decretado que ingrese en la cárcel

REDACCIÓN

El acusado de una agresión sexual en la madrugada del domingo en La Codosera ha ingresado en prisión en la tarde de este lunes.

La Guardia Civil detuvo al presunto autor de la agresión el domingo, un ciudadano portugués de unos 30 años de edad, y esta mañana ha pasado a disposición judicial. Tras tomarle declaración, el juzgado de guardia de Badajoz ha decretado orden de prisión provisional, comunicada y sin fianza. El ciudadano portugués es natural de Fátima, a 190 kilómetros de la localidad pacense, y trabajaba en La Codosera pero se ha quedado en paro.

Más información

Según ha podido saber HOY, la víctima de 18 años reside en el País Vasco y estaba pasando las fiestas de la localidad que se celebran estos días, en la que residen familiares suyos.

Este sábado se celebró una verbena y al terminar comenzó la 'Noche joven', una actividad que consiste en que un dj pincha en la plaza del ayuntamiento.

Según algunos testigos, la joven fue atacada en un callejón en los que estaban instalados unos baños portátiles para atender a los que acuden a las fiestas y el agresor le había roto la ropa.

Anoche se celebró una concentración de repulsa en La Codosera.

Abogado del acusado

José Duarte, abogado del detenido, ha explicado que había solicitado al magistrado que antes de tomar la decisión se llevasen a cabo diligencias previas, entre ellas que prestasen declaración la denunciante, su amigas, los guardias civiles que realizaron la detención e incluso que se tuviese en cuenta el informe médico forense, una circunstancia que permite la Ley de Enjuiciamiento.

El abogado ha precisado que el magistrado ha rechazado esta posibilidad, aunque ha aceptado su incorporación después, por lo que confía en que sean tenidas en cuenta antes de adoptar una decisión definitiva, que espera se produzca «sin demasiada demora».

José Duarte ha justificado su petición en que su defendido es una persona que no tiene antecedentes penales y que nunca había sido detenido ni investigado.