La casa de Hernán Cortés en Medellín, al descubierto

Zona de la plaza en la que se ha excavado; al fondo la estatua en honor de Cortés. /Asociación Metellinense
Zona de la plaza en la que se ha excavado; al fondo la estatua en honor de Cortés. / Asociación Metellinense

Arqueólogos de la Junta hallan en Medellín los restos de la que según los historiadores era la vivienda del conquistador

REDACCIÓN/EFE

Arqueólogos de la Junta de Extremadura han hallado en Medellín la cimentación de la fachada de la que según los historiadores era la casa natal del conquistador Hernán Cortés. El descubrimiento se ha conocido ahora, aunque realmente tuvo lugar en 2013, según Tomás García, presidente de la Asociación Histórica Metellinense.

La localidad pacense de Medellín, a diferencia de la ciudad colombiana que heredó su nombre, cuenta con poco más de 2.000 habitantes que tienen muy presentes la historia de su paisano más ilustre, cuya estatua preside desde 1890 la plaza principal del pueblo, donde se halla el Ayuntamiento y que también recibe el nombre del explorador.

A pocos metros de la estatua, según los historiadores, se encontraba su casa natal, por lo que un sencillo monumento de piedra recuerda que en ese lugar se ubicaba la habitación donde nació Cortés entre 1492 y 1495.

Noticias relacionadas

La casa del conquistador extremeño, como gran parte de las que integraban el casco urbano de la localidad, sufrió graves daños con motivo de la Guerra de la Independencia –explica García a HOY–. A mediados del siglo XIX seguía en pie y solo el abandono de los gobernantes dejó que se arruinara, a pesar de los esfuerzos que hiciera la poeta almendralejense Carolina Coronado.

Añade este historiador que la expropiación de la manzana en la que se encontraba la casa de Hernán Cortés, prácticamente arruinada, para convertirlo en una plaza, fue realizada en la penúltima década del siglo XIX.

Una pequeña parte del piso de la vivienda por el que correteó el conquistador de México en su niñez fue hallado en una segunda excavación hace unos tres años en una zona donde los estudios históricos de final del siglo XIX y principios del XX situaban su casa antes de que fuese arrasada por las tropas napoleónicas, a raíz de un sondeo que se ha realizado tras promover el Ayuntamiento en la plaza de Hernán Cortés la construcción de rampas para mejorar su accesibilidad.

En la excavación se localizan, según los arqueólogos de la Junta, tres momentos de ocupación, la superior, correspondiente a la casa que destruyeron los franceses y que, de acuerdo con los últimos estudios realizados, correspondería a Rafael Tejeiro, llamado 'El Salinero' y que al parecer fue la última persona que vivió en ese inmueble.

Los vestigios localizados por debajo parecen estar en relación con actividades metalúrgicas, pues aparecen abundantes escorias de fundición, mientras que los escasos materiales correspondientes a la ocupación inferior parecen adscribirse a la época bajomedieval.

Los arqueólogos que han trabajado en este sondeo dejan claro que no ha aparecido ningún material que pueda determinar que se trata de la casa de Hernán Cortés e insisten en que son los estudios históricos los que señalan que allí se encontraba la casa del conquistador.

Para la Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura, este hallazgo «supone continuar avanzando en el conocimiento de la historia de Medellín y en particular en el contexto en el que se desarrolla la vida de Cortés, e intentar ver qué datos de los que nos dan las fuentes históricas son verdad y cuales no». En ese sentido, se insiste en que «los trabajos arqueológicos realizados buscan mejorar el conocimiento de la historia de este enclave patrimonial y buscar si los datos de las fuentes pueden tener veracidad o no».

Este hallazgo, así como las últimas investigaciones interdisciplinares en torno a la figura del conquistador, se darán a conocer y se debatirán en el Congreso Internacional 'Hernán Cortés en el siglo XXI. V Centenario de la llegada de Cortés a México', que se celebrará en Medellín y Trujillo (Cáceres) del 4 al 6 de abril, enmarcado en la conmemoración del 500 aniversario de la llegada del explorador y conquistador extremeño a México.