La fiesta del Gurumelo se celebra este fin de semana en Villanueva del Fresno con la aspiración de ser de interés regional

Imagen de archivo de la fiesta del gurumelo./HOY
Imagen de archivo de la fiesta del gurumelo. / HOY

Se han programado salidas al campo, catas, actuaciones musicales, talleres de cocina en vivo, entre otras actividades

A. P.

El alcalde de Villanueva del Fresno, Ramón Díaz, espera que el clima acompañe este año a las XIII Jornadas Transfronterizas del Gurumelo, que se celebrarán del 29 al 31 de marzo, para demostrar que «reúne todos los ingredientes» para ser declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

Díaz dijo ayer que solo les falta pasar el «último examen», la visita de los técnicos de la Junta, que en la pasada edición no otorgaron esa clasificación a las jornadas por el mal tiempo, por el que consideraron que no tenía un gran impacto económico y turístico. Sin embargo, el regidor recordó que en 2017 se batió el récord de asistencia con más de 7.000 visitantes y que el año pasado, a pesar de la lluvia, se coparon todas las actividades. Además -destacó- por el puesto de información pasaron más de mil personas.

El programa de esta edición cuenta con dos salidas al campo para recoger setas, en el que hay inscritas unas quinientas personas, con su posterior exposición y clasificación, así como otras previas con alumnos de la localidad y de la lusa Mourao. También se realizarán catas de gazpacho portugués, bombones de higo, cócteles, mermeladas artesanas, licores portugueses y mini hamburguesas de ternera, una exhibición de corte y emplatado de jamón a cargo del presidente de la Asociación Española de Cortadores de Jamón, Cristo Muñoz, y animación infantil y de calle.

También se ha programado una ponencia titulada 'Setas, mil formas, mil colores', otra sobre el papel de los gurumelos en una dieta saludable y una charla sobre el vacuno en la dehesa. Talleres, actuaciones musicales y talleres de cocina en vivo serán otras de las actividades de unas jornadas que se han consolidado a nivel nacional por el llamado turismo micológico, que atrae a amantes de las setas de Valencia, Murcia, Cataluña y País Vasco, entre otros, así como portugueses.