La Guardia Civil descubre y clausura un zoo ilegal en Villafranca de los Barros

Ejemplar de puercoespín africano que albergaba el zoológico ilegal / HOY

La Benemérita investiga al dueño del recinto ya otras siete personas por venderles animales como búhos reales o tortugas de espolones

REDACCIÓN

El equipo del Seprona de la Guardia Civil de Badajoz ha descubierto y clausurado un supuesto zoológico ilegal en el municipio pacense de Villafranca de los Barros, propiedad de un villafranqués, y que se proveía del comercio ilegal de animales.

La operación, llamada 'Iluminatis', se enmarca a su vez dentro de la operación 'Celacanto', coordinada a nivel nacional por el Seprona y destinada a combatir el tráfico ilícito de especies protegidas.

También se han instruido diligencias penales a siete ciudadanos de Badajoz, Sevilla, Córdoba, Málaga, Valencia, Zamora y Caparica (Portugal), como presuntos autores de un delito de tráfico ilegal de especies protegidas, tras la comisión del delito y relación comercial con el propietario del zoológico.

La investigación se inició el pasado mes de febrero, cuando en el término municipal de Villafranca de los Barros, la Guardia Civil descubrió unas instalaciones que albergaban más de un centenar de animales pertenecientes a diversas especies de aves, mamíferos y reptiles, procedentes de los cinco continentes, afirmó la Benemérita en una nota de prensa.

Con la colaboración de la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, los agentes llevaron a cabo la inspección de las instalaciones que albergaban más de un centenar de animales. El titular del negocio identificó a los animales con los certificados comunitarios 'Cites'.

Tras el examen de los citados documentos y las gestiones practicadas por los agentes, se descubrió que los mismos habían sido falsificados, por lo que «se evidenció la ilegalidad» en la posesión de catorce de estos animales.

Dentro del recinto, también se observaron diferentes carteles donde se indicaba el nombre común y científico, alimentación, área de distribución y otros datos biológicos de los animales. Todos ellos con el logotipo 'Guaridas Park', nombre con el que se denomina el establecimiento.

La Guardia Civil también pudo averiguar que el recinto carecía de la inscripción correspondiente en el registro de parques zoológicos autonómico y de la autorización de apertura como tal. Aún así, fue visitado por diversos centros escolares según la propia versión de su titular.

También carecía de documentos sanitarios de origen que acreditaran el control sanitario de los animales para evitar la aparición y proliferación de enfermedades en el lugar.

Actas

Ante las citadas pruebas incriminatorias de la ilegalidad del supuesto zoológico y la irregularidad de los documentos, al propietario del lugar se le levantaron actas por diferentes infracciones administrativas e instruyeron las correspondientes diligencias penales. Los animales localizados fueron inmovilizados.

La documentación obtenida en la inspección se trasladó a la Autoridad Administrativa Cites en España (Soivre de Sevilla), quien elaboró un informe corroborando las irregularidades documentales e informó a los agentes de la verdadera trazabilidad de los especímenes. También indicó de la identidad de sus anteriores titulares, quienes supuestamente comercializaron ilegalmente con el propietario del zoológico, añadió la Guardia Civil.

Con la identidad de los supuestos autores del delito, el Seprona contó con la colaboración de otros equipos del cuerpo de Hornachos y de las Comandancias de la Guardia Civil de Málaga, Valencia y Zamora, así como en el Centro de Cooperacion Policial y Aduanera (CCPA de Caya).

Tras el traslado de la información, pudieron localizar e instruir diligencias a los siete vecinos de las localidades de Badajoz, Sevilla, Córdoba, Málaga, Valencia, Zamora y en la localidad portuguesa de Caparica, esta ultima a través de Europol, todos ellos por su implicación en el comercio ilegal de animales y relación comercial con el propietario del zoológico para proveerle irregularmente de los animales que poseía en las instalaciones.

El vecino disponía de un vehículo para mostrar las instalaciones a las visitas
El vecino disponía de un vehículo para mostrar las instalaciones a las visitas / HOY

Los ejemplares involucrados en este comercio ilegal pertenecen a las especies puercoespín africano, grulla coronada, ñandú, búho real, ibis escarlata, tortuga de espolones africana y turaco livingston, animales que quedaron bajo custodia del propietario de las instalaciones a disposición de la autoridad judicial.

Finalmente, las diligencias instruidas por los delitos de tráfico ilegal de especies protegidas y falsificación documental han sido remitidas a los Juzgados de Instrucción de Villafranca de los Barros.