La cooperativa San Pedro, en Guareña, renueva la Gerencia y pone a su frente a Roberto García

Roberto García Serrano. :: Pedro Fernández/
Roberto García Serrano. :: Pedro Fernández

Este ingeniero agrónomo guareñense sucederá a Juan Antonio Pérez Ayuso, que se jubila tras 20 años en la Gerencia

PEDRO FERNÁNDEZ

La cooperativa del campo San Pedro, una institución en Guareña y en el mundo del cooperativismo extremeño, está de renovación. La inminente jubilación de su gerente, Juan Antonio Pérez Ayuso, ha hecho que su consejo rector elija quién va a sucederle. Lo ha hecho después de descartar a una veintena de candidatos. Será Roberto García Serrano (Guareña, 14 de marzo de 1977), de 42 años, casado, con un hijo y residente en Montijo.

El relevo no será inminente porque Pérez Ayuso, (tras veinte años de gerente, cuatro de ellos presidente del consejo rector y catorce de consejero, toda una vida ligada a la cooperativa) estará unos meses acompañando a Roberto García hasta que se haga con las riendas de la institución.

García tiene un bagaje técnico y profesional que lo avala, toda vez que es ingeniero técnico en industria en agroalimentaria, ingeniero agrónomo y máster en Relaciones Laborales. Además, San Pedro no es una cooperativa que desconozca puesto que ha trabajado en ella como técnico asesor agrícola durante diez años, muy en contacto con el socio, sus inquietudes y preocupaciones, solventando dudas en pagos, subvenciones, compraventas, arrendamientos o herencias, entre otros.

«Tenemos un potencial espectacular, buenas tierras y unas grandes instalaciones»

García reconoce que es mucha la responsabilidad «por las decisiones tan determinantes que hay que tomar para el bien de tantas familias que viven de la agricultura». Y es que la cooperativa tiene actualmente 1.144 socios de una amplia comarca con epicentro en Guareña y con dos instalaciones funcionando. Es una institución que ha consolidado su posición como uno de los gigantes del sector olivarero, que cultiva 12.000 hectáreas de olivar, de las que la mitad están en riego.

Nuevo impulso

Para Roberto lo primero será afianzarse en el cargo, «mantener lo mucho y bueno que tenemos, y a partir de ahí, con trabajo y el apoyo del excelente equipo que forman los trabajadores de esta empresa, dar un nuevo impulso a la cooperativa».

El futuro gerente mantiene una ciega fe en el porvenir: «tenemos nuevos cultivos (higueras o almendros, entre otros ), nuevos sistemas de producción, tenemos un potencial espectacular, buenas tierras, agua, buenos agricultores y unas instalaciones envidiables», dice, y añade que basará su trabajo en «dar tranquilidad al socio, buscar la máxima calidad y defender lo mejor posible sus productos».