Un conflicto entre familias está detrás del apuñalamiento mortal de Monesterio

Presencia de la Guardia Civil ayer en Monesterio. :: hoy/
Presencia de la Guardia Civil ayer en Monesterio. :: hoy

El joven fallecido fue enterrado ayer en su pueblo, mientras que su presunto agresor recibió el alta y pasó a disposición judicial

REDACCIÓN BADAJOZ.

El enfrentamiento de dos familias parece estar detrás del apuñalamiento mortal que tuvo lugar el viernes por la tarde en Monesterio. Numerosos testigos observaron la pelea entre dos hombres que acabó con un joven de 29 años fallecido por heridas de arma blanca y con su presunto agresor, de 52, herido en la cabeza. El segundo recibió ayer el alta tras estar ingresado y pasó a disposición judicial.

Según ha podido saber HOY, el incidente contó con numeroso público al ocurrir en la llamada Rambla, un punto céntrico de Monesterio. Además fue en un momento en el que muchas familias estaban en las terrazas de la zona, otros vecinos llegaban a la parada de autobús cercanas y otros salían de la piscina poco antes de las 20.00 horas.

Más información

Así fue la pelea

Los testigos relatan que ambos implicados comenzaron una pelea en la calle. Los vecinos apuntan a que se trata de un conflicto familiar. En concreto el fallecido mantenía una relación amorosa por la que su presunto agresor le recriminó y así se inició el enfrentamiento. En principio, según los que lo vieron, el hombre de 52 años blandió un bastón contra el joven. Este, sin embargo, le arrebató este objetó y, en algún momento, le golpeó con el. De este hecho parecen ser las heridas que sufría en la cabeza y por las que fue hospitalizado.

Finalmente, el hombre de 52 años, sacó una navaja y presuntamente hirió con ella al joven de 29 de forma mortal. Los servicios de emergencias trataron de reanimarlo durante más de 45 minutos, pero sin éxito mientras que el otro implicado fue detenido.

Durante varias horas la Guardia Civil, tras los hechos, mantuvo sitiado el centro de Monesterio para evitar nuevos enfrentamientos entre las familias de los implicados en el apuñalamiento mortal. Ayer también se mantuvo la presencia de las fuerzas de seguridad hasta con cinco efectivos de la Guardia Civil en la zona.

Los agentes también patrullaron las cercanías de la iglesia donde tuvo lugar, por la tarde, el funeral del joven fallecido. A la misa acudieron numerosos vecinos de Monesterio, ya que se trata de una familia muy numerosa en el pueblo y muy conocida por los vecinos.