Comienzan Las Capeas

María Agudo, vaquera mayor. / A. J. M.
María Agudo, vaquera mayor. / A. J. M.

ANTONIO J. MAYA ROMERO

Al llegar septiembre, los obreros del ayuntamiento empiezan a remover los muchos tableros que se necesitan para tapar las salidas que se encuentran las vacas durante su recorrido hacia la plaza. Son todas las esquinas o trozos de paredes bajas desde el Pilarito hasta la plaza de España, donde se monta una singular infraestructura a base de maderos y tablas que la engalana y aporta a las capeas una identidad propia y diferenciada de otros festejos taurinos populares. Desde este momento, los más pequeños ya tienen motivos para jugar a las vacas, subiendo y bajando portás o troneras, simulando carreras delante de los animales o inventándose entradas y encierros. Con el homenaje a la tranca, este año celebrado el 7 de septiembre, comienzan familias y peñas la construcción de tablaos y troneras para que todo esté dispuesto para la noche de hoy en la que tiene lugar el pregón, con la proclamación de la vaquera y zagalas, dando así el inicio de las fiestas del Cristo de la Reja o lo que es lo mismo Las Capeas, Fiestas de Interés Turístico de Extremadura. Después de la proclamación de María Agudo Rey como vaquera mayor y de las zagalas Rosa Mª Casquete de Prado, Verónica Domínguez, Sara Pacheco y Lucía Ruiz; María del Carmen Rey Chávez pregonará las fiestas. Terminado este acto se inaugurará la verbena popular que con distintos grupos y pinchadiscos.

El sábado, día del Cristo de la Reja , el pueblo peregrina a su ermita para darle culto con la función religiosa, interpretando la coral Castillo y Encinas la misa extremeña. Si todos los años la ermita se queda pequeña, este año se espera aún más feligreses ya que el día grande es sábado.

Las Capeas se celebran desde el viernes 13 hasta el miércoles 18 de septiembre, con la entrada sobre las 15 horas, el toreo de vacas a las 18 y la verbena por la noche. Las capeas de los niños y de las mujeres serán el domingo 15 y el lunes 16, respectivamente, a las 12 de la mañana. A las 0,00 horas del último día de capea, el pueblo se reúne en la plaza, con sus uvas en la mano, para celebrar el fin del año segureño.

Si todos los años se les agradece, con una ovación a los ganaderos al terminar la capea por ceder sus vacas gratuitamente para el divertimento del pueblo, este año debería ser más fuerte e incluir a todos ellos por su disposición para darlas, ya que las condiciones climatológicas del año están siendo malísimas para su alimentación y bebida.