Cierran por segunda vez la piscina de Los Santos de Maimona tras encontrar excrementos en el agua

Cierran por segunda vez la piscina de Los Santos de Maimona tras encontrar excrementos en el agua

Este nuevo caso se registró la semana pasada, mientras que el primer incidente se dio a mediados de julio

LUCIO POVES

El Ayuntamiento de Los Santos de Maimona se ha visto obligado por segunda vez en lo que va de verano a cerrar las instalaciones de la piscina durante horas tras encontrar excrementos en el agua.

En una nota de prensa, el Consistorio apunta a que «los desaprensivos que han defecado en el interior del vaso de la piscina quieren desprestigiar nuestras instalaciones«.

Este nuevo incidente se registró la semana pasada y los servicios de la piscina «estarán atentos para desenmascarar a quien o a quienes hacen estas cosas para que caiga sobre ellos todo el peso de la ley», han añadido.

En la nota, el Ayuntamiento hace constar lo siguiente: «Otra vez nos encontramos con un desagradable incidente en nuestra piscina municipal. Parece ser que alguien está empeñado en desprestigiar nuestras instalaciones con la colocación de excrementos en la piscina. Desde el Ayuntamiento condenamos enérgicamente esta actitud tan reprobable y solo a la altura de personas incívicas y sin escrúpulos«.

«Estamos vigilantes y seguros que, tarde o temprano, descubriremos a los autores y desde aquí anunciamos que recaerá sobre ellos todo el peso de la ley así como la prohibición de utilizar tanto instalaciones como servicios municipales», remarcan.

Tanto la Policía Local, los socorristas y el personal del Ayuntamiento están vigilantes ante estos casos. «Al mismo tiempo pedimos la colaboración de todos los ciudadanos que puedan dar alguna pista sobre los autores de estos actos incívicos poniéndose en contacto con la Policía o con el Ayuntamiento«.

Según parece hay «delincuentes» que se dedican a hacer esto introduciendo en las piscinas defecaciones humanas o de perros para fotografiarlas y subirlas a las redes sociales. Se trata de una moda que, de ser así, supone un gran quebranto para los bañistas.

El Ayuntamiento está poniendo todos los medios a su alcance para identificar a los malhechores.