Ahillones registra cuatro casos de leishmaniosis humana en nueve meses

Mosquito flebótomo, que transmite la enfermedad infecciosa./HOY
Mosquito flebótomo, que transmite la enfermedad infecciosa. / HOY

El área de Salud de Llerena-Zafra distribuye folletos y una carta entre los veterinarios pidiendo precaución

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Ahillones (914 habitantes) ha registrado cuatro casos de leishmaniosis humana entre mayo de 2017 y febrero de este año. Tres de ellos fueron diagnosticados en el área de salud de Llerena-Zafra y uno más detectado en otra región. Los cuatro comenzaron a sentir los síntomas entre marzo y junio de 2017.

Por este motivo, la Junta ha remitido una carta a los veterinarios clínicos advirtiendo del brote y está distribuyendo folletos en los que advierte de esta enfermedad. El objetivo es prevenirla.

Todos los casos fueron diagnosticados como 'leishmaniosis visceral', que es una enfermedad crónica y de carácter grave. Afecta sobre todo al bazo, el hígado, la médula ósea y la mucosa intestinal. «Puede curarse si es diagnosticada y tratada a tiempo», reza el folleto, pero puede llegar a ser mortal.

Esta enfermedad tiene tratamiento, pero las autoridades sanitarias piden a los habitantes de este área sanitaria que tomen precauciones y que acudan al médico a consultar los primeros síntomas. Estos son malestar general, importante pérdida de peso, fiebre durante más de 15 días, no tener ganas de comer, así como la inflamación del bazo y del hígado. Los síntomas no son inmediatos, sino que aparecen entre dos semanas y seis meses después de la picadura.

La transmite un insecto, el mosquito flebótomo, a través de sus picaduras. Estos son muy pequeños, de apenas tres centímetros, y suelen picar por las noches. Su periodo de vuelo va de mayo a octubre. Es decir, que están en su mejor momento.

La leishmaniosis es muy conocida por los amantes de los perros, dado que son reservorios de esta enfermedad. Es decir, que transportan el parásito que la transmite. Así, si un mosquito pica a un perro infectado, el insecto se infecta con el parásito y si después este pica a una persona, se lo transmite y causa la enfermedad. Ocurre igual si pica a una persona infectada y después a otra sana, que se lo contagia.

Malestar general y pérdida de peso son dos de los síntomas que alertan de esta enfermedad

A los perros también le afecta esta enfermedad. Pero no es tan común que se dé en humanos.

Al intervenir en su contagio tanto los mosquitos como los perros, las autoridades sanitarias no descartan más casos en la región. De ahí que pidan a la población que tomen algunas precauciones para evitar las picaduras.

Recomiendan colocar mosquiteras en las ventanas y puertas, así como usar el aire acondicionado para mantener a los insectos lejos. También mantener los patios limpios porque estos insectos ponen los huevos en suelos con materia orgánica, como hojas o heces de animales. De ahí que recomienden ubicar los corrales, chiqueros y gallineros lejos de las viviendas y que se evite trabajar desde el atardecer hasta el amanecer. Piden también usar mangas largas y pantalones largos, calzado cerrado y aplicarse repelente de insectos.

Como se ha indicado antes, es muy importante tener controlados a los perros. Por ello piden que las mascotas no duerman a la intemperie y usen collares repelentes. En la carta distribuida a los veterinarios del mismo área de salud apuntan que es necesario recomendar a los dueños de las mascotas que les vacunen. Añaden que es necesario controlar a los perros vagabundos y subrayan que los tratamientos de esta enfermedad en perros no son muy eficaces. De ahí que aconsejen su sacrificio.

Enfermedad emergente

La leishmaniosis en humanos es una enfermedad emergente de origen tropical. De hecho, en Madrid se ha registrado un brote que ha afectado a casi 700 personas en un área de 930.000 habitantes desde 2009.

En el caso madrileño, el reservorio han sido las liebres y los conejos. Suele afectar a personas inmunodeprimidas, pero se dieron casos en humanos sin complicaciones de ningún tipo. La respuesta de la comunidad de Madrid ha sido eliminar casi 30.000 conejos y liebres.

 

Fotos

Vídeos