Los agricultores de Orellana adelantan a la semana que viene el riego de sus parcelas

Tramo del canal de Orellana, que riega 65.000 hectáreas./HOY
Tramo del canal de Orellana, que riega 65.000 hectáreas. / HOY

La Confederación del Guadiana autoriza la petición de la mayor comunidad de regantes ante la escasez de precipitaciones

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

«No nos queda más remedio. Ojalá hubiera sido como la primavera pasada pero cuando no cae ni gota no queda más remedio». Miguel Leal, presidente de la Comunidad de Regantes del Canal de Orellana, explica por qué la próxima semana, mucho antes de lo normal, los agricultores de la principal comunidad de regantes de Extremadura van a empezar a llevar agua a sus parcelas. La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha autorizado la petición. «La campaña de riego de esta campaña está garantizada pero toca extremar un uso racional del agua», avisó este viernes, en declaraciones a HOY, su presidente, Samuel Moraleda.

La CHG ha calificado de prealerta la situación de tres embalses de la cuenca del Guadiana a su paso por Extremadura, que en su conjunto está al 52,1% de su capacidad. Son los de Tentudía (al 73% de su capacidad pero solo con 3,7 hectómetros cúbicos embalsados), Alange (al 36,6%) y Piedra Aguda (al 68% pero con solo 11 hectómetros).

Moraleda explica a este diario que la calificación de prealerta es para «concienciar a la población sobre la necesidad de un uso racional del agua ante una falta de lluvia evidente en los últimos meses». El nivel de prealerta no conlleva ninguna restricción.

El responsable de la CHG ha explicado que, en el caso de que no llueva de forma apreciable en primavera, se van a adoptar medidas que garanticen el abastecimiento humano. Lo indica para, por ejemplo, el caso de la mancomunidad de Tentudía, que bebe del pantano del mismo nombre en el sur regional.

La presa es de poca capacidad. Para asegurar el suministro a las poblaciones, Confederación abrirá pozos y avanzará en su proyecto, más a medio de plazo, de una interconexión con la presa de Los Molinos.

La actual campaña de riego está garantizada gracias a las lluvias de la primavera del año pasado

Respecto al agua para uso agrícola, el presidente de la Confederación del Guadiana subraya que gracias a las abundantes precipitaciones recogidas en la primavera de hace un año, donde llovió más que todo el invierno anterior, está garantizada la campaña de riegos que arranca ahora. «Se va a poder regar con normalidad, con lo que ya estaba acordado», resalta.

El próximo 1 de abril, informa Moraleda, habrá reunión de la Comisión de desembalses pero en ella no se adoptará ninguna medida restrictiva de forma inmediata.

Otras en espera

Los regantes extremeños, admite Moraleda, ya han iniciado los contactos con la CHG para empezar a regar a corto plazo. La primera autorización del organismo hídrico ha sido, precisamente, para la principal comunidad de regantes de la región por hectáreas, la del Canal de Orellana. Son 65.000 hectáreas regables para 12.000 agricultores.

«El año pasado ni tuvimos que pedir agua para regar. La primavera nos salvó el pésimo invierno. Pero en este año todo ha cambiado. Necesitamos empezar a regar ya y nos han dado permiso», relata Leal. «En este fin de semana se va a terminar de llenar el canal y vamos a empezar a regar el lunes o el martes próximo», concluye.

Otras comunidades de regantes como las que se abastecen del Canal de Lobón pueden ser las siguientes en empezar a llevar agua a sus parcelas en los primeros días de abril.

«Hemos atendido la solicitud de los regantes de Orellana lo antes posible porque entendemos que es razonable», especifica Samuel Moraleda. La pasada semana, la CHG y los regantes de Orellana firmaron la encomienda de gestión de infraestructuras hidráulicas incluidas en la zona regable. Permitirá a los propios regantes gestionar, bajo la supervisión de la CHG y a través de la comunidad, la explotación y el mantenimiento del canal, acequias, caminos de servicio, desagües y líneas eléctricas.