Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
HOYes.tvHOYes.tv | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cáceres

CACERES
«La repercusión de la tele a veces me da miedo»
La cara de la actriz cacereña Cristina Gallego se hace popular gracias a su participación en anuncios de Telefónica, Ford o la cadena Media Markt

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Hazte así» le pide una chica de grandes ojos a su novio indicándole que se quite una pequeña mota de arena de la cara tras recibir un macetazo en plena calle. «Por lo menos tengo ADSL» dice la misma chica cuando, en plena cena de Navidad, se le cae un diente. Y otra vez, aparece vestida de vendedora de electrodomésticos y bregando con un comprador con cabra incluida. La cara de todas esas personas la pone la actriz Cristina Gallego -Cáceres, 1979-, que va haciéndose reconocible gracias a la repercusión prácticamente infinita de la televisión. El coche Ford Tournneo, el ADSL de Telefónica, la cadena de electrónica Media Markt y, últimamente, la promoción de los alimentos de Extremadura, son algunos de los productos que Cristina «vende» en la pequeña pantalla y por los que ya la reconocen por la calle. Ella se considera actriz y busca denodadamente su oportunidad en el cine. Mientras tanto, aprovecha el tirón de los anuncios y explota su expresividad sin límites, hecha de ojos y labios.

-Su cara ha aparecido en muchos anuncios de gran repercusión. ¿Ha recorrido un camino largo?

-Con dieciocho años me fui a Madrid, estudié arte dramático en la Escuela GP y allí he estado seis años. A los veinte me seleccionaron para trabajar en un musical como primera actriz en Japón y viví allí un año. Regresé, rehice mis contactos, seguí con el inglés y retomé Biblioteconomía. Y trabajando en hostelería. En discotecas, en restaurantes...trabajando, estudiando, y todo a la vez.

-Raro es el actor que no ha trabajado de camarero. Es una fase por la que casi todos pasan.

-Yo tenía reticencia a hacer algo así, porque era la norma. Pero bueno, he hecho de todo. De azafata de promoción de supermercado, he vendido chocolate, tupperwares...y seguía haciendo pruebas, sobre todo para anuncios.

-¿Además de los anuncios ha hecho más en interpretación?

-Sí, mucho teatro en Madrid. En café teatros y en salas. En la escuela hemos hecho obras que hemos movido por ahí. Es lo que siempre he hecho. En cuanto a publicidad, el primero fue el de Ford. Salió la primera parte y luego estuve dos años sin hacer nada por ese anuncio.

-¿Qué paso? ¿La encasillaron?

-Pegó tanto que luego no me quisieron contratar en un tiempo. Todavía no alcanzo a saber cómo se le quema a uno la imagen con los anuncios, pero es verdad que durante un tiempo mi cara se iba directamente a la referencia del coche. Es un anuncio que a mí me gustaba mucho por el absurdo, pero pasó eso.

-Ahora se ha convertido en la cara reconocible de Media Markt.

-Sí, y ahora no he tenido problemas para trabajar en otros anuncios. Voy a hacer una campaña de ocho meses y no sé qué pasará, si quemaré mi imagen o no, pero yo de momento estoy contenta.

-Lo que está claro es que en todos los anuncios en los que participa se explota mucho su vis cómica.

-Yo siempre he tocado el drama, y era incapaz de hacer comedia. La he tenido que trabajar mucho y con el tiempo me he dado cuenta de que tengo mucha expresividad, y la gente me dice que son los ojos y la boca. Siempre he trabajado mucho la expresión corporal y la cara. Lo tengo que hacer todo muy pequeñito porque sino resulta muy exagerado.

-¿Se ve siempre en el mundo publicitario?

-Mi objetivo siempre ha sido el cine, y el teatro no lo voy a dejar nunca, pero siempre he querido hacer cine, aunque de momento no he podido ni poner un piececito. Es un mundo complicado,.

-¿Cuál ha sido su último anuncio?

-Ha sido uno de Media Markt, es una campaña de varios anuncios y sigue la misma línea del personaje que han creado. Me van dando guiones y voy rodándolos. Son anuncios que cambian muy rápido y que se emiten muchas veces. Es una campaña muy definida, con unos colores muy identificables. En cada anuncio me piden que haga algo más cómico y que la gente se quede con ello, con un gesto, con una frase. En función de cómo ha resultado el anuncio anterior, vamos trabajando.

-¿Es muy duro el rodaje?

-En total son 21 segundos de anuncio y suelo hacer dos en un día. Tardo nueve horas en hacer un anuncio. Cada segundo está totalmente controlado por todo, y somos un equipo como de 40 personas para rodarlo.

-¿Cuándo se ve, qué sensaciones tiene?

-Pasé por una fase muy crítica y en la que no me gustaba verme. Ahora, poco a poco, creo que voy siendo más objetiva y con más criterio. Lo que me da vergüenza es que la gente me reconozca por la calle.

-Eso debe ser un 'shock'.

-Me dijeron, «Cristina, prepárate», y la verdad es que aunque no he notado una cosa muy fuerte, sí que me reconocen por la calle. Sobre todo los adolescentes, que creo que son los que más tele ven. A veces la tele me da miedo por la repercusión que tiene. No soy nada vergonzosa, pero me da corte.

-Ha grabado también un spot de Alimentos de Extremadura producido por Marca Extremadura. ¿Se ve trabajando aquí?

-Quiero seguir viviendo en Madrid, pero sí que me interesa hacer cosas en Extremadura. Sé que hay muchas más cosas que cuando me fui, pero tengo que introducirme mucho más en el panorama regional.

-¿Viene a Cáceres en Navidades?

-Sí, en un par de días ya estaré para pasar las fiestas en familia.

Vocento
SarenetRSS