Vías históricas

Las nominaciones de muchas de las calles del casco histórico cauriense guardan una historia tan extensa como interesante

ESMERALDA R. V.CORIA

Qué vecino o vecina no ha paseado por las decenas de calles y de plazas del casco histórico cauriense? Esas que para quienes no las conocen muy bien pueden llegar a convertirse en un inusitado laberinto. Muchas son las personas que, con seguridad, se han cuestionado acerca de los nombres de estas vías, que guardan un importante contingente de historia a sus espaldas.

Dentro del recinto intramuros se encuentran algunos enclaves extensamente conocidos, tales como la plaza de la Cava, donde se ubica el castillo y cuyo nombre procede del foso que defendería esta fortaleza y que fue levantada en el siglo XV.

Prosiguiendo este histórico paseo se sitúa la calle Hernán Cortés, más conocida como Rúa de Los Paños, nominación favorita de toda la ciudadanía cauriense., y que se extiende entre la Cava y las Cuatro Calles. Ésta última, se sitúa en la entrada al recinto intramuros y se extiende hasta la plaza de España, sirviendo de punto de encuentro de cuatro vías.

Aloxería

La calle Alojería también es una de las más conocidas del casco antiguo, que discurre entre las Cuatro Calles y la plaza de la catedral. La existencia de una casa en la que se vendía 'aloxería' (bebida compuesta de agua, miel y especias) es la hipótesis más probable por la que a este enclave se le otorgara dicho nombre.

Uno de los principales reclamos turísticos de Coria no es otro que la plaza de la catedral, que actualmente ocupa el espacio que se encuentra situado ante el mencionado templo. No obstante, a lo largo de la historia se han producido diversos cambios urbanísticos que permitieron la ampliación de sus dimensiones. La desaparición de varias construcciones ubicadas aquí han llevado a esta plaza a fusionarse con la cercana plaza del Doctor Camisón.

Si continuamos por las plazas de la ciudad, la de España tampoco puede quedar atrás, como uno de los espacios urbanos más importantes de Coria. Las primeras referencias sobre ella se encuentran en dos documentos del siglo XV. Su nominación actual no ha sido siempre la misma. Plaza de la Constitución o plaza Mayor son algunos con los que contó hace siglos. Con el advenimiento de la II República su nombre se convirtió en plaza de la República, nominación que posiblemente cambió poco después del estallido de la Guerra Civil y que conserva en la actualidad.

Otra de las vías mas concurridas del casco histórico es la calle del Cardenal Espínola o calle de las Hilanderas, que discurre entre las plazuelas de San Benito y San Pedro. Esta última nominación se debería al lugar donde se practicaba esta actividad, el hilado.

La Oscura

Situada entre la plazuela de San Benito y la calle de Alonso Díaz se encuentra también la calle de Don Juan Pardo, de Solís o calle Oscura, éste último, nombre que se mantiene en la actualidad. Esta asignación podría deberse a que en la calle solamente residía un vecino. Esta escasa presencia humana podría venir motivada por la presencia de la Cárcel Eclesiástica que ocupa buena parte de su recorrido y porque parte de ella son traseras de casas que abren sus puertas a otras calles, siendo esa, posiblemente, la causa de que se le otorgara esta denominación.

En cuanto a las puertas de entrada a la ciudad, que se elevan a cuatro, una de las más concurridas es la del Sol, situada ante la plazuela de San Pedro. Su nombre se debería a que se encuentra situada en dirección a la salida del sol.

La ciudad se compone de muchas otras calles, plazas e, incluso avenidas. Todas ellas encierran en sus nominaciones una extensa historia. Entre la colección de temas caurienses, y bajo la autoría de Alejandro Valiente, se encuentra una prolongada explicación del pasado de muchas de estas vías.

Fotos

Vídeos