Sanidad y Juventud apoyarán la labor de Payasos de Hospital

Las dos consejerías de la Junta de Extremadura estudiarán el proyecto para buscar una fórmula que permita su profesionalización

JUAN SORIANOMÉRIDA
Los consejeros de Sanidad y  de Juventud, María Jesús Mejuto y Carlos Javier Rodríguez, contemplan desde la puerta de la habitación una de las intervenciones en el Hospital de Mérida./
Los consejeros de Sanidad y de Juventud, María Jesús Mejuto y Carlos Javier Rodríguez, contemplan desde la puerta de la habitación una de las intervenciones en el Hospital de Mérida.

Las consejerías de Sanidad y de los Jóvenes y del Deporte de la Junta de Extremadura prestarán su apoyo a la práctica de risoterapia que realiza un grupo de payasos en el Hospital de Mérida.

Este respaldo permitirá que la labor de estos payasos, hasta la fecha voluntaria, alcance un cierto rango de profesionalidad, lo que permitirá que la actividad se mantenga en el centro emeritense.

La asociación sociocultural de Payasos de Hospital de Extremadura, 'Payachospital', inició el pasado año una iniciativa pionera en la región, consistente en llevar el humor y la risa a los niños ingresados en centros hospitalarios.

La actividad comenzó con cursos de formación, para lo que se contó con la colaboración de la asociación 'Pupa Clown' de Murcia, que tiene nueve años de experiencia en la materia. Para las sesiones prácticas se llegó a un acuerdo con el Hospital de Mérida, al que acuden los payasos dos veces por semana.

La consejera de Sanidad, María Jesús Mejuto, y el consejero de los Jóvenes y del Deporte, Carlos Javier Rodríguez, pudieron comprobar ayer en persona el efecto de la labor de estos payasos. Su trabajo permite a los niños evadirse por unos instantes de su enfermedad, lo que les predispone a la curación, además de tranquilizarles cuando tienen que someterse al reconocimiento por parte del médico o a ciertos tratamientos.

María Jesús Mejuto destacó las consecuencias positivas de esta actividad. «Si hacemos el entorno más agradable a los niños, que estén más dentro de la normalidad, son aspectos positivos que también contribuyen a mejorar su salud», apuntó la responsable de Sanidad.

Mejuto, quien trabajó en el Hospital de Mérida como responsable de atención especializada, afirmó que la labor de los payasos «puede tener un importante desarrollo a la hora de llevar un niño a quirófano, antes de la anestesia...».

«Creo que es una acción positiva, y vamos a ver cómo podemos organizarlo para que el proyecto pueda tener una salida», apuntó la responsable de Sanidad. «Tenemos que valorar la situación, la repercusión que tiene en los niños y la aceptación por parte de los profesionales. Si nos presentan un proyecto, junto a la Consejería de Juventud valoraremos los pros y los contras y tomaremos una decisión».

Formación en Juventud

A este respecto, el consejero de Juventud apuntó que su aportación consistiría en «arbitrar la formación» de los payasos que realizan esta labor. «Hay que intentar que ese trabajo de voluntariado tenga una profesionalidad», explicó Carlos Javier Rodríguez.

«La idea es motivar a distintos jóvenes que quieran entrar en la bolsa de voluntariado para estas intervenciones», apuntó, lo que se complementaría con una acreditación oficial que les permita acceder al mercado laboral.