el Tour de barcarrota

MARCO A. RODRÍGUEZ

Con la llegada de los Pirineos, la localidad pacense de Barcarrota se ha hecho un hueco en el mediático Tour de Francia. El 'casi extremeño' Alberto Contador, madrileño de nacimiento pero de fuertes raíces en nuestra tierra, ha dinamitado la ronda gala hasta el punto de convertirse en uno de los dos aspirantes al maillot amarillo en el desenlace de París. Al 'casi extremeño' le queda un último cartucho para auparse a lo más alto del podio, la etapa reina de mañana miércoles. Ayer lo intentó una y otra vez, pero siempre encontró la respuesta de un Rasmussen que anoche debió soñar con él.

Como tirar de hemeroteca suele dar frutos, hemos rescatado una entrevista que mi compañero Javi Pérez (curiosamente también de Barcarrota) le hizo al corredor del Discovery Channel a finales de marzo. En una de sus respuestas, el 'casi extremeño' menciona que la primera prueba ciclista que ganó fue en Barcarrota, en el campo de fútbol de El Rodeo. Su tío le había dejado una bicicleta para que se moviera por el pueblo y lo que comenzó siendo mera afición se tradujo en el alumbramiento de un gran deportista, quizá el que soporte el futuro de un ciclismo español que añora desde hace años un sustituto de Indurain.

El ciudadano Alberto Contador nació en Pinto (Madrid), pero el ciclista Alberto Contador fue engendrado en las calles y alrededores de Barcarrota. Su primera bicicleta la adquirió cuando a su hermano mayor, Francisco Javier, le compraron una nueva. La vieja cayó en sus manos y puede que aquel día sea el que determine quién es hoy. Preguntado en la entrevista si se ve ganador de un Tour contesta que sueña con ello. ¿Y si esta semana el sueño se convierte en realidad? En ese caso, Barcarrota tendrá parte de 'culpa'.

Fotos

Vídeos