«Tiene muy buen humor, le gusta contar chistes y es un fuera de serie»

M. J. T. Y ALFONSO BARRIGACÁCERES

«Para mí es un hermano estupendo, con muy buen humor. Le gusta mucho contar chistes. Es un fuera de serie». Así describe Toñi Cerro al nuevo obispo de Coria-Cáceres, al que, de forma cariñosa, llaman Paquito.

Francisco Cerro Chaves nació en Malpartida de Cáceres el 18 de octubre de 1957. Es el mediano de tres hermanos. Toñi es la mayor, con 55 años, y Juan José es el pequeño, con 45. «Éramos cuatro, pero uno ha fallecido», aclara Toñi Cerro. «Le gusta mucho leer, escribir y tocar la guitarra y, sobre todo, es muy humorista». Así es Francisco Cerro entre los suyos.

La noticia del nombramiento de Francisco Cerro como obispo de Coria-Cáceres no ha pasado inadvertida entre sus paisanos. Instantes después de que se hiciera pública la designación, las campanas del ayuntamiento de Malpartida comenzaron a repicar en señal de alegría.

Francisco Cerro cursó sus estudios de primaria en el colegio público Licinio de la Fuente de Malpartida de Cáceres, actual colegio Los Arcos. Toñi Cerro imparte en la actualidad clases de Religión en este centro.

Juan María Valero

Francisco Cerro Chaves se ha convertido en el segundo obispo natural de Malpartida de Cáceres. El primero en hacerlo fue Juan María Valero y Nacarino, según recoge Teodoro Fernández en un libro editado por el Ayuntamiento en 1988. Juan María Valero, que nació en Malpartida en 1835, fue prelado de Tuy (Pontevedra) y Cuenca. Sus restos descansan en la catedral de esta última ciudad.