Miguel Celdrán, el alcalde de Badajoz

ALBERTO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ

EL pasado sábado 16 de junio tomó posesión como alcalde de Badajoz Miguel Celdrán Matute. Repetía el protocolo por cuarta vez, pues ocupa el cargo desde hace tres legislaturas; esto es, desde 1996, lo que arroja una continuidad al frente del Ayuntamiento de doce años. Si completa el periodo que se abre sumará otra legislatura, totalizando con ello una estancia de dieciséis años. Mas, aunque así no fuera y dejara el cargo antes de agotar el plazo que media hasta las próximas elecciones de 2011, Miguel Celdrán ha entrado ya en los anales de nuestra ciudad como el edil que durante más tiempo ha ocupado la alcaldía en toda la historia de Badajoz. Por méritos cronológicos, Miguel Celdrán es, de tal modo, el Alcalde Decano Histórico de nuestra ciudad.

El hecho de resultar su mandato notablemente más dilatado que lo habitual en cualquier época, y el de ser último alcalde del siglo XX y el primero del XXI, esto es, el que conecta bajo su vara la transición entre dos siglos, resultan circunstancias que merece resaltar para conocimiento de los interesados en las curiosidades de la historia local. En este caso, pues, el hecho normal de la toma de posesión de un alcalde se convierte en doble noticia.

Diez años (1742-1752) estuvo al frente del Ayuntamiento de Badajoz el Corregidor Luís Portel, y algo menos de doce (1795-1807) Carlos Witte y Pau, periodos inusualmente prolongados para la época, y muy fecundos, pues ambos desarrollaron una extraordinaria labor, sobre todo el segundo, al que, como a Carlos III en relación con Madrid, bien puede calificarse como "el mejor Alcalde de Badajoz" por la cantidad de realizaciones de todas clases que impulsó en beneficio de la población.

Durante el siglo XIX, y como expresión de los continuos cambios y turbulencias políticas que caracterizaron la centuria, en Badajoz se sucedieron 122 alcaldes, lo que arroja menos de un año por mandato, plazo claramente insuficiente para la realización de una labor de importancia, con periodos verdaderamente alucinantes. Así, entre 1830 y 1833 hubo siete; y entre 1834 y 1836 nada menos que diecisiete, algunos alternándose entre sí casi cada mes, como ocurrió con Tiburcio García Gallardo y el Gobernador Militar y Corregidor Juan González Anleo. Otros periodos particularmente inestables fueron los años 1845, 1854, o el Sexenio Revolucionario y I República (1868-1874). La transición entre el siglo XIX y el XX se hizo bajo el alcalde Gabriel Rodríguez Barrientos, que ostentó la vara entre 1899 y 1901.

Durante el siglo XX los alcaldes de Badajoz fueron 46, lo que indica que, aunque ciertos momentos fueron también de rápidas sucesiones (tres en 1923, o nueve durante la II República, 1931-1936) algunos ocuparon el cargo durante periodos de mayor duración, sobre todo a partir de 1939. Así, tras los cuatro años de Antonio del Solar y Taboada (1924-1928) y Fernando Calzadilla (1941-1944) se suceden tres de mandato bastante más dilatado: Antonio Masa Campos (1944-1954) que tras Miguel Celdrán y Carlos Witte y Pau es quien ostenta la alcaldía de mayor duración; Ricardo Carapeto Burgos (1954- 1961) y Emilio García Martín (1961-1970).

Tras los dos de Antonio Cuellar Casalduero (1970-1972) y los tres de Jaime Montero de Espinosa (1972-1975) siguen los siete de Luís Movilla Montero (1975-1982), el último alcalde de nombramiento directo y el primero electo de la época contemporánea.

En 1982 accede Manuel Rojas Torres, que permanece hasta su dimisión en 1991. Tras la alcaldía transitoria de Gabriel Montesinos, las elecciones de 1995 fueron ganadas por mayoría absoluta por Miguel Celdrán, que, con doce años de alcalde ya cumplidos y dieciséis previsibles, es el alcalde de mayor duración de toda la historia de Badajoz.

Con independencia de la duración de su mandato, muchos alcaldes dejaron huella de su buen hacer con actuaciones urbanísticas, económicas, culturales y de otra especie, en tanto que otros se distinguieron por la anarquía y desorden de su gestión. Aunque en las etapas de mayor exaltación política los alcaldes accedían al cargo más por consideraciones partidistas que por su cualificación para el desempeño del cargo, no faltan los de buen recuerdo por su honestidad y eficacia. Fuera cual fuera el origen de su nombramiento, la mayoría se dedicó con preferencia al desempeño neutral de sus funciones concejiles y ciudadanas, por encima de cualesquiera otras consideraciones, aunque no faltaron los que hicieron primar las cuestiones ideológicas partidistas sobre la función municipal.

En cuanto a su extracción social y profesional, junto a figuras de prestigio aparecen personajes grises y desconocidos, carentes de otro mérito para acceder a la alcaldía que el de su militancia en determinadas opciones políticas. Los más abundantes fueron los médicos, abogados, profesores y maestros, industriales y comerciantes, funcionarios y empleados públicos, propietarios y hacendados, y hasta algún obrero agrícola. Muchos, relacionados con la intelectualidad y el mundo de la cultura, y casi todos conectados con la Real Sociedad Económica de Amigos del País, Ateneo, y otras instituciones ciudadanas, sobre todo en las primeras décadas de la centuria.

Considerando los de los siglos XIX y XX, veintitrés alcaldes fueron reelegidos o repitieron mandato por nombramiento, algunos hasta cinco veces; cuatro tuvieron padres, hijos o hermanos que también fueron alcaldes (Vaca, Barrientos, Galache, Carapeto...) uno, Alfonso Soriano de Salas, murió ejerciendo como médico durante la epidemia de tifus que asoló Badajoz en 1909; tres fueron fusilados por cuestiones políticas en 1939: Eladio López Alegría, Juan Antonio Rodríguez Machín y Sinforiano Madroñero; y otro, Juan Antonio Gervas Cubillo, se suicidó en 1943, a los sesenta y cuatro años, después de haber desempeñado fugazmente la alcaldía durante solo unos meses en 1923.

Y un dato final. Aunque desde Marisa Nogués y Manoli Carmona, que en 1972 fueron las primeras, en el equipo de Luis Movilla, numerosas mujeres han sido concejales, hasta el presente Badajoz no ha tenido ninguna mujer alcalde.

ALBERTO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ es Cronista Oficial de Badajoz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos