El Gobierno crea rutas del jamón ibérico por Extremadura, Andalucía y Salamanca

Para ofrecer alojamientos y visitas a las dehesas y secaderos donde se cría el buen jamón. El Ministerio de Turismo afirma que naturaleza y gastronomía mueven cada vez a más viajeros.

J. L. AROCAMÉRIDA

Dehesa y cerdo ibérico son una pareja cuyo tesoro todavía pocos conocen. Ese modelo de explotación natural, que da lugar a unos productos de primera categoría, es lo que quiere pregonar a los cuatro vientos el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio con el diseño de unas rutas del jamón ibérico.

Estas rutas unirían el disfrute de estancias hoteleras y otros servicios turísticos complementarios con la visita a las dehesas, industrias y secaderos donde se cría el mejor jamón del mundo.

El privilegio de estas rutas turísticas oficialmente apoyadas ha quedado reservado a cinco provincias, las extremeñas Badajoz y Cáceres, las andaluzas Huelva y Córdoba, y la castellanoleonesa Salamanca, según el concurso público de planificación de recorridos que acaba de anunciar la Secretaría de Estado de Turismo y Comercio.

Naturaleza y alimento

La idea está encuadrada en el plan integral de calidad del turismo español 2000-2007 y parte de la realidad de que los consumidores de turismo piden un catálogo de ofertas cada vez más amplio; en ese sentido hay dos productos «prometedores», los relacionados con el mundo de la naturaleza y aquellos vinculados a la gastronomía.

«Los consumidores desean conocer los lugares donde se producen los alimentos, sus técnicas de elaboración y los procesos de transformación de las viandas que, con un cada vez más exquisito criterio de calidad, consumen de forma habitual», afirma la Subdirección General de Calidad e Innovación Turística.

Ese organismo publicaba el pasado 31 de mayo en el Boletín Oficial del Estado el concurso de asistencia técnica para la creación de las Rutas del Jamón Ibérico.

Las empresas interesadas en hacer ese diseño pueden presentar sus ofertas hasta hoy, se abrirán el 11 de julio y luego se producirá una adjudicación (la cifra inicial de contrata es 60.000 euros) que obliga al adjudicatario a entregar en el mes de noviembre los primeros resultados de sus estudios, y los definitivos en noviembre de 2008; va a ser un análisis concienzudo por tanto.

A juicio de las autoridades turísticas españolas los productos agroalimentarios condicionan, cada día más, la decisión para hacer un viaje y elegir un destino de estancia. El caso de las rutas del vino «es un ejemplo de producto turístico puesto en marcha desde hace algunos años y con un éxito probado».

Ahora se trata de crear las rutas del jamón ibérico, en torno a producciones cárnicas apoyadas en unos ecosistemas «verdaderamente de alto interés», las dehesas, poseedoras de «un gran atractivo natural y cultural».

Corcho, toro bravo...

El interés del viajero no sólo podría ser las chacinas, también otros elementos de la dehesa con «atractivo turístico importante» según el Gobierno como el corcho, carbón vegetal, el toro bravo, el ganado trashumante, productos derivados de la caza, las setas...

Las rutas a diseñar van a mostrar las diversas etapas de producción del jamón, desde la cría del cerdo bajo las encinas hasta el secadero final de las piezas, y un objetivo declarado de las mismas es contribuir al desarrollo rural al favorecer la unión turismo-agricultura, y diversificar por tanto la economía rural.

Entrarán sólo las zonas donde haya denominación de origen porcina. Los itinerarios agruparán la oferta de alojamiento, restaurantes y otros servicios turísticos en torno a un argumento central: «el aprovechamiento sostenible de las dehesas y el consumo de los alimentos locales, el jamón ibérico en este caso.

Cinco provincias

Como zonas exclusivas y con denominación de origen, estas rutas van a recorrer las provincias de Badajoz y Cáceres (denominación Dehesa de Extremadura), Huelva (Jamón de Huelva), Salamanca (denominación Guijuelo) y Córdoba (Jamón Ibérico de los Pedroches).

Los autores del estudio de los itinerarios se reunirán con los empresarios de turismo y con los productores de jamón, sectores que según el Ministerio van a verse beneficiados con claridad.

Influirán en el diseño de los recorridos la existencia de buenos accesos, posibilidad de servicios turísticos complementarios, alojamientos cercanos a la ruta, disponibilidad de museos y puntos de venta de jamón ibérico, etc.

Dentro de este producto caben variantes dirigidas a un público más especializado, por ejemplo con mayor interés por la naturaleza (la dehesa), la cultura, o la gastronomía.

Muchas posibilidades

A su vez la Secretaría de Estado de Turismo encarga a la empresa adjudicataria que piense no sólo en rutas sino en otras posibilidades como la excursión de corta duración o la estancia en alojamientos rurales en fincas de producción de ibérico.

Todo este trabajo de itinerarios va a requerir hacer un inventario de empresarios de turismo y de productores de jamón, para valorar posteriormente sus posibilidades de participar en las rutas. La selección de los empresarios participantes (es voluntario) y del recorrido concreto de cada ruta debe hacerse, según manda el Ministerio, en talleres de trabajo con ellos.

Paquetes enteros con alojamiento, visita y degustación, excursiones simples de un día a secaderos, catas de producto, eventos organizados... Todas las posibilidades están abiertas en este proyecto cuyos resultados se harán públicos en cada zona estudiada.