El Extremadura ya es de Tercera

Los azulgranas no supieron remontar una eliminatoria que acabó ganando el Pájara Playas, pero cayeron con honor y dándolo todo pese a su situación económica

RODRIGO MORÁNALMENDRALEJO
La cara de los jugadores en el banquillo era un poema al certificar que el equipo bajaba de categoría. / J. M. ROMERO/
La cara de los jugadores en el banquillo era un poema al certificar que el equipo bajaba de categoría. / J. M. ROMERO

Y se hundió. El barco azulgrana, que navegaba a la deriva desde casi el inicio de la temporada, terminó naufragando en los mares de la Tercera. A pesar de los gritos de esperanza lanzados por los futbolistas de la hipotética remontada, el Pájara Playas mandó ayer al Extremadura al infierno de un descenso que resume el estado del club. Los futbolistas cayeron con honor, dándolo todo sobre el césped teniendo en cuenta la compleja campaña que han atravesado. Pero fue insuficiente. Bien estructurado y ordenado el Pájara Playas aguantó las embestidas azulgranas una y otra vez y mató la eliminatoria con un gol de Adrián al borde del pitido inicial. Casi dos décadas después y tras tocar el cielo del fútbol español, el Extremadura regresa a la Tercera División.

La afición estuvo espectacular. Casi cuatro mil espectadores arroparon a los chicos de Alcázar durante todo el encuentro e imprimieron la presión necesaria para asustar al cuadro canario. Pepe Domingo tuvo la primera oportunidad a los cinco minutos cuando envió desviado un buen pase interior de Emiliano. Poco después, el colegiado Ortiz Blanco se sacó de la chistera un penalti de Wicha sobre Adrián cuando el balón circulaba lejos del área azulgrana. El guardameta Oliver alentó las esperanzas azulgranas deteniendo el esférico en el golpeo del propio Adrián.

El Extremadura lo intentaba y fruto de ese acoso Changui estuvo a punto de adelantar a su equipo al cuarto de hora, pero su disparo a la media vuelta fue atrapado por Alberto. Cobos lo tuvo en un remate de cabeza, sin fortuna. Y cuando más apagado se encontraba el equipo de Almendralejo, una buena triangulación entre Pepe Domingo, Cobos y Changui acabó con un disparo seco del gallego que se alojó en el marco del conjunto canario. La remontada veía la luz, pero no se consumaría.

Con la ventaja mínima por 1-0 se llegó al descanso. Tras la reanudación, el Extremadura salió lanzado a por los dos goles. En dos minutos gozó de sus mejores oportunidades. Primero Robert lanzó magistralmente un libre directo que Alberto despejó sobre la misma línea de gol. Posteriormente Cobos remató de cabeza muy cerca del travesaño un buen centro desde la parte derecha enviado por Espeleta. El público se metió de lleno en el partido, pero los canarios jugaron con continuas pérdidas de tiempo. Velasco también lo intento pasado el cuarto de hora de disparo lejano, pero su lanzamiento se fue muy desviado.

Tristeza en el estadio

Pasaban rápidamente los minutos y el Extremadura observaba como se le escapa la permanencia. Pablo Álvarez intentó con su velocidad poner algo de peligro, pero los canarios estaban muy ordenados. En el último minuto, Oliver tocó con la mano un balón fuera del área en clara ocasión de gol. Fue expulsado. En la misma falta, Adrián batió de golpeo directo al canterano Nico, que nada pudo hacer. El gol mató a los azulgranas y el Francisco de la Hera enmudeció y asistió a lo que parecía una muerte anunciada.

Fotos

Vídeos