El 'serbio' Bojan Krkic Pérez encontró el oro español

La Sub-17 logró el séptimo cetro europeo de su historia con la perla del Barça como líder de la nueva generación

SERGI OLEGOBARCELONA

Las selecciones inferiores siguen dando tardes de gloria al fútbol español. Mientras la absoluta tropieza una y otra vez con las grandes citas, lo jóvenes españoles no se cansan de encadenar títulos. Esta vez le tocó el turno a la selección Sub-17, que alcanzó su séptimo cetro continental -seis bajo la antigua denominación Sub-16-, tras derrotar en la gran final a Inglaterra gracias a un tanto del líder de esta nueva generación de perlas.

Los De Gea, Camacho, Fran Mérida, Rochela o Morgado comparten selección con un goleador de aspecto menudo y de impronunciable apellido. Bojan Krkic Pérez, que cumplirá 17 años el próximo 28 de agosto, se erigió en el mejor jugador del campeonato y se sacó la espina del año pasado, cuando la sub-16 quedó apeada en las semifinales ante la República Checa.

El galardón supone un nuevo paso de una carrera que se antoja meteórica. A finales del pasado abril, Frank Rijkaard se llevó a Bojan a un amistoso del primer equipo contra el Al Ahly egipcio. A los 16 años, 7 meses y 26 días, el menudo delantero maravilló al técnico holandés al marcar un tanto. Esa demostración de calidad estuvo a punto de impedirle participar en el Europeo Sub-17, ya que el Barça pretendía convocarlo para el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey ante el Getafe.

La negativa de la Federación Española le impidió vivir un tormento para convertirse en el eje atacante de la Sub-17.

Bojan ha vivido su pasión por el fútbol desde bien pequeño. Pese a su apellido, ha nacido y pasado toda su infancia en Cataluña, adonde llegó su padre, también Bojan, para jugar con el Mollerusa, equipo leridano de la Segunda División en la temporada de 1988-99. El progenitor del nuevo diamante del fútbol español había destaco en la antigua Yugoslavia, hasta el punto de ser internacional absoluto y destacar en las filas de clubes de entidad como el Estrella Roja o el OFK de Belgrado.

Genes de futbolista

La unión entre Bojan padre y una catalana, María Luisa, le abrió las puertas del fútbol español. Tanto el padre como el hijo ingresaron en la cantera azulgrana en 1997. El primero lo hizo como ojeador de las categorías inferiores y el menudo Bojan en las filas del benjamín. Desde su ingreso, a los ocho años, en las categorías inferiores del Barça ha marcado 607 tantos. Una cifra mareante. El rápido y técnico delantero azulgrana anota en todas la categorías. Desde los 226 goles que marcó como benjamín a los 10 en 19 partidos que lleva con el Barça B.

Bojan espera ahora la llamada de los mayores. Si el filial azulgrana acaba bajando a Tercera División, su futuro podría estar en una cesión al extranjero -se habla del Ajax de Ten Cate-, o en un hipotético salto al primer equipo azulgrana.