Tita Cervera clama de nuevo contra la tala de árboles en el paseo de Recoletos

La baronesa dice que Esperanza Aguirre se ha comprometido a que no se tale ni un sólo árbol

MIGUEL LORENCIMADRID

La baronesa Thyssen volvió a liderar la protesta contra la anunciada tala de árboles en el madrileño paseo de Recoletos. Una tala que, aseguró, no se producirá, según el compromiso que ha logrado arrancar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. La voz de Tita fue de nuevo la más oída en otro acto de protesta contra la remodelación del Eje Prado -Recoletos. Un proyecto que comanda el arquitecto portugués Álvaro Siza, contra el que volvió a arremeter la baronesa, y que supondría, según los ecologistas, la tala de cientos de árboles, algunos centenarios, situados ante los museos de Prado y Thyssen Bornemisza.

«No la tala!, no a la tala!» gritó con ganas y emoción Tita Cervera, ataviada de un blanco impoluto y tocada con un elegante sombrero de paja. El grito de Tita fue coreado por los centenares de personas que se congregaron en el paseo del Prado , ante las inmediaciones del Museo Thyssen, y convocado por la Plataforma SOS Paseo de Prado y Ecologistas en Acción. Ante ellos aseguró Tita Cervera que esos árboles «divinos», nos serán talados. Se lo había «prometido» la víspera la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

«He hablado con Esperanza Aguirre y me ha dicho personalmente que ella, como presidenta de la Comunidad de Madrid, no va a permitir la tala de árboles. Eso es una gran ayuda» explicó Carmen Cervera, abrazada a una maceta con un roble como los que amenaza la tala. «Los árboles no se talarán. Ni yo, ni Esperaza Aguirre, que tiene mucho carácter, lo vamos a permitir. Me subiré a un árbol y me ataré hasta que no vea esto solucionado» amenazó la baronesa.

«Solo tenemos que mirar estos árboles para ver que son únicos, divinos y es imposible transplantarlos», dijo la quinta esposa del fallecido barón Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza y hoy vicepresidenta vitalicia de la Fundación Thyssen. Lo dijo muy emocionada y ante el candidato socialista a la alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián, que se sumó a la protesta. Sebastián aprovechó el acto para impulsar su campaña electoral y criticar a Alberto Ruiz Gallardón por ser «el alcalde que más árboles ha talado».

Cabezón

Los manifestantes -unas 500 personas, varios miles según los convocantes- se concentraron ante la fuente de Apolo del bulevar del Prado , cerca del Museo Thyssen que acoge las colecciones del fallecido barón y de Carmen Cervera, comprometida públicamente contra los cambios en la avenida madrileña previstos por el alcalde Alberto Ruiz Gallardón.

Ante ellos, Tita Cervera volvió a cargar contra Álvaro Siza, arquitecto que lidera el equipo que firma el proyecto de remodelación y al que Tita ha tildado de 'cabezón'. «Este portugués no ceja en su empeño. Que se de cuentas de lo que está haciendo a nuestro Madrid» reclamó la baronesa.

Tras varias manifestaciones y la amenaza de la baronesa de encadenarse a uno de los árboles para evitar que sean cortados, Ruiz Gallardón detuvo el proyecto y se comprometió a presentar un nuevo plan. Pero según Carmen Cervera, «no se han respetado los plazos».

Este sábado, desde el consistorio madrileño, el vicealcalde Manuel Cobo dijo no entender la razón de las protestas, dado que se han pedido sugerencias sin que se hayan recibido propuestas alternativas al plan de Siza. «Cuando a alguien se le dice 'dígame lo que usted quiere' y no dice nada, es absurdo manifestarse» dijo Cobo, quien aseguró no tener constancia de que la Fundación Thyssen «haya hecho alguna propuesta».

Números

El proyecto inicial, que reduce un carril al tráfico en cada sentido y gana espacio para el peatón frente al museo Thyssen, contemplaba desplazar 29 árboles cercanos al museo. Pero los manifestantes y la baronesa Thyssen aseguran que el proyecto de Siza suprimirá 738 árboles, de los que 461 serán desplazados, con una mínima posibilidad de sobrevivir.

La Plataforma SOS Paseo del Prado considera que el Plan Especial del Eje Prado -Recoletos, aprobado en junio de 2005 «unifica los carriles hacia el este, reduciendo en un carril la capacidad del viario actual, pero añadiendo otro nuevo a la calle Alfonso XII, para compensar y mantener la misma capacidad de tráfico».

Denuncian además que la aplicación del plan supondrá la destrucción del bulevar del Prado entre la Glorieta de Carlos V y Cibeles, lo que afectaría a los más de 700 árboles que la jalonan. Ejemplares en muchos casos centenarios y que, según la plataforma ecologista «serán sometidos a tratamientos de traslado con escasa posibilidades de supervivencia».

Fotos

Vídeos