La segunda hija de los Príncipes nace, como Alfonso XIII, bajo el signo de Tauro

De acuerdo con las teorías del zodiaco, suelen ser personas pacientes, persistentes, de buen corazón y a las que no les gustan las prisas

AMAYA VALERA-EFEMADRID

La segunda hija de los Príncipes de Asturias ha nacido bajo el signo de Tauro, el mismo de su tatarabuelo, el rey Alfonso XIII, su tía abuela Irene de Grecia y su primo Miguel Urdangarín Borbón, personas, de acuerdo con el zodiaco, pacientes, persistentes, de buen corazón y a quienes no les gustan las prisas.

La pequeña hija de los Príncipes de Asturias ha dado muestras de esa última inclinación porque, al contrario que su hermana mayor que nació con tres semanas de adelanto, ha esperado a que su madre saliera de cuentas para abandonar su refugio durante nueve meses.

Nacida bajo un signo de tierra como su madre, que es Virgo, convivirá con dos signos de agua como son su padre, Acuario, y su hermana Leonor, Escorpio.

A los Tauro, aseguran los expertos en horóscopos, les encanta sentirse seguros y son muy cariñosos y fieles. En contrapartida, a veces pecan de ser celosos, posesivos y algo codiciosos.

Tienen buen gusto y son amantes de la música, materia en la que la nueva Infanta de España tendrá como gran maestra a su abuela materna, la Reina Sofía .

Amantes de lo natural

Tampoco son ajenos a todo aquello que suene a comodidad, a estabilidad o a placer y las cosas naturales presentan para ellos un atractivo irresistible. No soportan las presiones y lo de estar mucho tiempo en casa no es lo suyo, aunque disfrutan con la reflexión y no les convencen los cambios. Los nacidos entre el 20 de abril y el 20 de mayo son, según los especialistas en estas cuestiones, estables, conservadores, amantes de la paz y de la tranquilidad y de evitar las deudas. Son respetuosos con las leyes, además de prácticos, decididos y poseedores de una gran fuerza de voluntad.

En consecuencia, la rutina no les asusta y, como son de ideas fijas, no cejan ante las dificultades y tienen un gran sentido de la justicia. Pero a veces, cuando las cosas se tuercen pueden volverse demasiado rígidos, egocéntricos y tercos, y si se tercia volcarse en el hedonismo.

Cuando crezca, podrá dedicarse con grandes posibilidades de éxito a la medicina, la química, la industria, la banca, la educación o las artes. Son creativos y emprendedores y no les hacen ascos a los trabajos manuales.

Tranquilos por naturaleza, si pierden los estribos es mejor guardar las distancias, aunque prefieren evitar los disgustos y tienden a estar de buen humor. Cariñosos, sus amistades se encuentran dentro de su entorno social, y su pareja no tendrá grandes dificultades para compartir su vida, porque no son demasiado exigentes, y ejercen de excelentes padres.

Salvador Dalí, Juan Pablo II, Shakespeare y Leonardo da Vinci son algunos de los personajes ilustres de la historia mundial que nacieron bajo el signo de Tauro.