Monterde dimite y dice que Celdrán se presenta para irse

Presentó su renuncia en una carta que cursó en el registro municipal antes de las nueve de la mañana Admite que ha existido un «pulso con Ramírez del Molino y Cristina Herrera; y lo he perdido»

ROCÍO ROMEROBADAJOZ
Nicasio Monterde en un momento de la comparecencia ante los medios de comunicación en el hotel Zurbarán./
Nicasio Monterde en un momento de la comparecencia ante los medios de comunicación en el hotel Zurbarán.

Nicasio Monterde, que hasta ayer ostentaba las delegaciones de Hacienda, Patrimonio, Informática y Aguas, presentó ayer formalmente la dimisión a su cargo como concejal y cuarto teniente de alcalde en el registro del Ayuntamiento minutos antes de las nueve de la mañana.

Monterde desgranó ante los medios de comunicación social los motivos de su renuncia: una diferente manera de entender la gestión municipal, la desautorización por parte de Miguel Celdrán de asuntos relativos a sus delegaciones.

Monterde profundizó en esta razón y la repitió durante su comparecencia en distintas ocasiones. En la lectura de su comunicado, aseguró que «mi vida es la política municipal y estoy en política para trabajar por y para los ciudadanos de mi ciudad. (...) No estoy en política para 'vegetar' en asambleas legislativas» en alusión al ofrecimiento del partido de figurar en las listas del PP a la Asamblea de Extremadura.

El edil reiteró en distintas ocasiones que «me quieren echar del Ayuntamiento» y que tras el comunicado de la pasada semana comprobó que «no se tenía interés en que Nicasio Monterde siguiera siendo concejal en la próxima legislatura».

En este sentido, se preguntó: «¿por qué Nicasio Monterde tiene que ir solo a la Asamblea?, ¿por qué se quiere quitar a Monterde del Ayuntamiento?, ¿por qué desde que Jesús Villalba nació, está en la Diputación?, ¿por qué el portavoz en la Diputación es Francisco Javier Fragoso, al que tampoco vi en los años de oposición?, ¿por qué ha sido diputada provincial Cristina Suárez-Bárcenas?» y añadió que «Cristina Herrera no tuvo quebraderos de cabeza por estar en la oposición, sin embargo desde el 95, es segundo teniente de alcalde y diputada en la Asamblea. Y José Antonio Monago es teniente de alcalde y diputado, presidente provincial y secretario regional».

Monterde preguntó por qué a él no le han concedido ese «reconocimiento político. ¿Qué pasa, que a mi se me ha considerado el administrativo del Ayuntamiento? Y ahora que pido por lo menos que me dejen trabajar y cierto reconocimiento político, se me dice que no».

Sin embargo, también se refirió a que «no se trata de puestos en la listas. No solo hubiera hablado de puestos y responsabilidades que se me adjudicarían en el caso de ganar, sino fundamentalmente una cosa: con quién se va en esa lista. Yo no paso cuatro años más con Alejandro Ramírez del Molino y Cristina Herrera porque me da un infarto, porque esos señores tienen el respaldo del alcalde y yo no. Voy el uno o el dos y esos señores van, y yo, cuelgo los hábitos», dijo.

En referencia a estos concejales, que son el primer y la segunda teniente de alcalde, respectivamente, dijo: «no me equivoco si digo que esto ha sido un pulso de Cristina Herrera y Alejandro Ramírez del Molino conmigo, que he perdido y del que saldré con la cabeza bien alta».

En cuanto a su relación con la concejala de Urbanismo, Cristina Herrera, Monterde subrayó que «el área de Urbanismo ha sido mi calvario en esta legislatura. Todos recordarán el asunto de los apartamentos del Golf Guadiana, que al parecer la culpa era de Patrimonio porque había cobrado el IBI. En el tema del Canal de Badajoz, también la culpa era de Patrimonio. Si seguimos así, yo también sería el culpable de la muerte de Manolete».

Crisis

Para Monterde, «Celdrán ha sido un gran político, que ahora pasa por una crisis por las presiones que recibe. Cuando estuve hablando con él, me molestó que tuviera delante una cuartilla con lo que tenía que decirme».

Aun así, Monterde precisó que sus palabras no pueden traducirse en que el alcalde sea una «marioneta» en manos de Alejandro Ramírez del Molino y Cristina Herrera. «No digo que el alcalde sea una marioneta, pero ha dejado el Ayuntamiento en manos de dos personas. Le duela a quien le duela. El alcalde pasa dos o tres días en el Senado a la semana y, cuando viene, ni siquiera preside las juntas de Gobierno».

Según Monterde, «Celdrán intentó irse en esta legislatura, pero la 'famosa pareja' y alguno más se enfrentó conmigo. Y yo enseñé la cara, entonces Celdrán pensó que esto sería una jaula de grillos y se quedó». Aseguró que Celdrán «se presenta para irse y dejar a José Antonio Monago de alcalde».

Hizo hincapié en que «José Antonio Monago quiere que le abran las puertas de la Alcaldía sin presentarse a unas elecciones municipales».

Vicios vergonzosos

Nicasio Monterde dijo ayer que el Gobierno municipal se «ha estancado y ha adquirido vicios vergonzosos». El hasta ayer concejal explicó que «sería muy extenso y tardaría muchos minutos en analizarlo».

Denunció que ha tenido que «firmar gastos hechos, que no pasan por mi delegación, como está establecido», pero negó que se refiera a posibles delitos por parte de ningún miembro del equipo de Gobierno. Se refirió también a las «desautorizaciones» que ha sufrido por parte del alcalde, como «la permuta de los terrenos de la Caja Badajoz (un tema de Patrimonio que ha llevado Cristina Herrera en el área de Urbanismo)», la relativa al Plan de Saneamiento de Aguas y que Alejandro Ramírez del Molino y Cristina Herrera participaran en la redacción del pliego de condiciones del aparcamiento de Conquistadores. Además, se refirió a que se ha visto obligado a conceder un aval a unos cursos de la UPB por importe de 250.000 euros.

Los papeles de Monterde

También aclaró que los papeles a los que se ha referido en distintas ocasiones recogen su disconformidad en cuanto a las actuaciones del Gobierno municipal, pero que en ningún caso se ha referido a «presuntos delitos» y ejemplificó con el asunto de los toldos. «De los que se llegó a pagar 450.000 euros cuando yo los saqué por 9.000 euros. Y la única justificación posterior ha sido que lo barato sale caro».

Denunció que ha «firmado propuestas de gastos que ya contenían la adjudicación a los proveedores de hasta 1.804 euros. La mayoría venían hechas y adjudicadas antes de tener mi firma. He firmado muchas porque creía que tenía que firmarlas, pero como jefe de compra tenía que haberlo ejecutado yo desde el principio hasta el final».

Monterde relacionó su negativa a posar junto a Alejandro Ramírez del Molino en una fotografía el miércoles a petición del diario HOY con el hecho de que tres policías se presentaran en la tarde de ese mismo día en la tienda que su esposa ha abierto en el centro comercial de Las Vaguadas para pedir la licencia de apertura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos