«El judo acaba convirtiéndose en una forma de vida especial»

Jorge Palacios acaba de lograr el título de Maestro Nacional de judo con tan sólo 26 años y es el más joven de Extremadura en hacerse con este reconocimiento.

-¿Por qué se enganchó al judo?

-Mi hermano tiró de mí, yo era muy pequeño. El tenía 18 años cuando hizo el examen de cinturón negro, yo tenía siete y aluciné. Empecé en el judo y me enganché. También tenemos otro hermano que es judoka y otro, karateca.

-¿Qué es lo que más le atrae del judo?

-Mil cosas. Lo que más, la trascendencia que tiene este deporte en las personas. Cuando alguien hace judo y le gusta se convierte en una forma de vida especial, te hace moverte en todos los aspectos de la vida y te equilibra porque es sacrificado pero bonito. Todo eso te lleva a que, en la vida, utilices ese sacrificio para buscar un trabajo o con las otras personas. Te trasmiten unos valores desde que eres pequeño y creces con ello. Con el judo comienzas con siete años y con 90 puedes seguir evolucionando y aprendiendo.

-¿Cuántas horas entrena?

-El judo exige años de dedicación y todas las horas a la semana que puedas dedicarle para llegar a cinturón negro. Hay que practicar y enseñar todo lo que puedas porque al enseñar, aprendes.

-Acaba de aprobar el examen para Maestro Nacional, el más joven de Extremadura ¿para qué sirve ese título?

-Existen tres niveles de enseñanza, este es el superior y te acredita para examinar cinturón marrón y, junto a otros dos maestros, para examinar el cinturón negro por debajo del Dan que tengas tú. Eso es sobre el papel, porque además, la transcendencia que tiene el maestro de judo son palabras mayores. Aún no me siento maestro de judo, hacen falta muchos años trabajando para ello.

-¿Qué le dicen sus amigos cuando les cuenta que es cinturón negro de judo?

-De pequeño siempre me decían, cuando me iba al gimnasio, pero 'apúntate a fútbol con nosotros y de hecho, llegué a jugar un tiempo pero a mí, lo que me gustaba era el judo y ahora pues, muchas veces mis amigos se van de fiesta a alguna parte y no puedo ir porque tengo que entrenar al día siguiente. Siempre me dicen que soy joven y que tengo que disfrutar, pero a mí me tira más el judo.

-¿Ha tenido que utilizar alguna vez el judo como defensa?

No, por suerte o por criterio, no lo he hecho nunca. Muchas veces, se llega al mismo sitio hablando, y si la otra persona queda por encima da igual, es mejor evitar el conflicto.

Fotos

Vídeos